Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

27 de octubre de 2010

Lactancia materna con trillizos: Experiencia de Noel

trillizos amamantar http://criandomultiples.blogspot.com
"Finalmente me decidí a escribir la historia de mi lactancia. En cuatro días mis hijos cumplirán nueve meses. Quiero aclarar que trabajo en casa y eso ha colaborado mucho en mi historia de lactancia. Creo que se puede amamantar y trabajar, pero conozco muchos casos de mujeres con toda la intención de amamantar, que al comenzar a trabajar tuvieron muchas dificultades de seguir adelante. Se puede, pero no es lo mismo que estar en casa. O sea, en ese aspecto corrí con ventaja.

Tengo trillizos, dos varones y una niña. Nacieron con 34 semanas y 3 días. Bruno pesó 1800g, Mateo 1600 y Manuela 1300g. Manuela estuvo cinco días en Unidad de Cuidados Intensivos y Bruno y Mateo solamente en cuidados intermedios. En total estuvimos 20 días internados, los cuatro. En ese aspecto también tuve suerte. Mis hijos nacieron sin problemas respiratorios. Solamente nos quedamos a esperar que Manuela aumentara de peso, hasta 1800g.

A pesar de ser tan pequeños y débiles por su bajo peso, los tres se prendieron a pechos sin problemas. En el hospital me enseñaron a darles el pecho de a dos a la vez. Mi lactancia ha sido siempre mixta: pecho directo + biberón (de leche materna previamente ordeñada o de complemento (leche artificial)).

Los primeros días en el hospital fueron alternadas las tomas por succión con tomas dadas a través de sondas. Esto era para que no se cansaran y perdieran peso al esforzarse en succionar. Las tomas por succión eran controladas en tiempo: no se dejaba que los bebés succionaran más de determinados minutos (tres a cinco) para no cansarlos.

Al llegar a casa establecí un ritmo de alimentación de que dos niños succionaran diez minutos en cada pecho, y el tercer niño succionaba cinco minutos de cada pecho. Establecí también tablas para rotarlos y que cada niño tomara de cada pecho y de ambos pechos, la leche del comienzo y la del final, etc. Luego de darle el pecho alguna persona me auxiliaba dándole la mamadera. Una vez que pasé la etapa crítica de aumento de peso hasta un peso razonable, me animé yo a darles el pecho y las mamaderas, sin auxilio de nadie. Pero me insumía mucho tiempo (dos horas aproximadamente). Con auxilio me insumía una hora y media. Hay que tener tolerancia para aguantar los llantos mientras se da de mamar.

Los primeros tiempos son muy demandantes. Una no tiene tiempo para nada. Vive de pijama y toda vomitada por los bebés. El tema es no estresarse..Es pasajero. Con el correr de los meses esa etapa se va superando.

Cuando vi que los niños estaban más fuertes y con más ganas de succionar aumenté los diez minutos a quince. En la toma nocturna no les daba de mamar. Tomaban solamente mamadera. Sin ayuda externa, mi marido (¡un santo!), se levantaba y les daba un biberón, sin cambio de pañales ni nada.

No tenía mucho tiempo para ordeñarme. Sin embargo, para evitar la congestión mamaria, en la primer toma de la mañana me ordeñaba el exceso luego de amamantarlos, ya que no les había dado el pecho en la mitad de la noche.

Este régimen de alimentación lo mantuve hasta los tres meses. En ese momento tuve una bajada importante en la producción de leche. Pensé que se me iba. Me agarré muguet (hongo) y los niños mamaban con dificultad, el pecho me dolía, etc. Para solucionar ese problema empecé a dar el pecho a “demanda” y posteriormente ordeñarme. Ya no di el pecho de a dos bebés, sino de a uno independiente. Primero a uno en un pecho, a demanda. Luego a otro en el otro pecho de igual forma y el tercero tomaba el resto de ambos pechos. Luego de tomar del pecho, igualmente seguían con ganas de tomar del biberón. Supongo que para no pasar tanto esfuerzo. El tercer bebé, que toma menos cantidad de ambos pechos, obviamente toma más complemento del biberón. Después de esto, me ordeñaba para vaciar el pecho y asegurar una buena producción para la siguiente vez.

Usar la ordeñadora es mucho más rápido, porque a esta edad los bebés se distraen mucho y a veces toman bien. Pero a veces no, y están mucho rato. Tampoco tengo el tiempo del mundo. Así que si están muy demorones, los saco del pecho y van a la mamadera. En este momento eso no sucede, pero sí ocurrió unos meses atrás. En este momento estoy dando el pecho pero evitando el uso de la ordeñadora. La uso solamente una vez al día. Y los bebés, al haber incorporado otros alimentos, ya no maman a toda hora. Solamente lo hacen con más ganas a la nochecita. El resto del día es más un mimo que les hago cuando veo que están medio llorisqueones.

Mi objetivo es llegar al año de lactancia. No creo que siga adelante más tiempo y lo digo con el dolor del alma. Pero es que tengo que hacer viajes de trabajo con determinada frecuencia, y en el último me agarré nódulos horribles. Llevé la ordeñadora, pero no es lo mismo. Terminé no pudiendo hacer nada de mis cosas de trabajo y teniendo que ordeñarme cada dos horas para evitar la congestión. Y más allá del año no quiero seguir con este problema. Preciso trabajar para mantener a mis hijos y la lactancia no permite que me dedique a mi trabajo de forma adecuada. Volví de este último viaje decidida a cortar la lactancia, de lo mal que pasé. Sin embargo, una vez en casa, cambié de opinión. Pero no es fácil. Por ahora disminuí el uso de la ordeñadora. Pero sigo con mucha producción de todos modos. Creo que más cerca del año voy a preguntarle a mi médico cómo hacer para cortar la lactancia y destetar a los niños. Me pone triste este hecho, pero como ya les expliqué, preciso cumplir con mi trabajo.

Bueno, esta es la historia de mi lactancia. Amamantar es algo hermoso. En este corto tramo que llevo recorrido en el viaje de ser mamá, tengo el mejor recuerdo del movimiento de mis hijos en la barriga y de los momentos en que se alimentan de mi pecho. Es algo hermoso desde todo punto de vista. Les mando un beso grande. Gracias a todas por su ayuda y consejos para que haya llegado tan lejos."

Muchas gracias Noel por haber compartido tu experiencia con nosotras :)

1 comentario:

  1. Según lei hace tiempo en una entrevista, Noel cumplió su sueño de amamantar hasta el año de edad y luego destetó a sus bebés poco a poco. Me inagino que sus niños deben tener ahora 3 o 4 años y me encantaría saber de ella y su familia.

    Un beso Noel

    ResponderEliminar