Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

31 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (8 y última)

Octava y última entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días
2.- La primera tetada en diez lecciones
3.- Los niños nacen ...
4.- ¡CONFIANZA, CONFIANZA! En la naturaleza, en ti, en tus hijos.
6.- Puesta al pecho
7.- A veces pasa que la primera tetada es difícil

Lactancia en mellizos http://criandomultiples.blogspot.com/
No nos olvidamos de las madres separadas de sus hijos recién nacidos.
Desorientada, en estado de shock, bajo la influencia de la emoción de un nacimiento que no es como los demás, tal vez haya visto un poco sus caritas, y de pronto han desaparecido, rápido, demasiado rápido para el gusto de mamá. Pero el sufrimiento fetal es algo muy importante, es vital. Vacía, cansada, tal vez ya frustrada, esta mamá tiene la misma necesidad de cuidados, de amor y de ayuda, que cualquier otra mamá. ¿Quién le va a dar un extractor de leche? ¿Y explicaciones? ¿Un apoyo adecuado para comenzar su lactancia?

Habitación de una madre separada de sus hijos
El extractor de leche al fin encontrado, al fin provisto, está en marcha; duele, tira, hace ruido, "me da la sensación de que me atrapa el pecho, de que se lo come".
Apresurémonos a reducir la fuerza de la aspiración; cuando comenzamos con un extractor, hay que ponerlo en el nivel más bajo. El hecho de ponerlo en el nivel de extracción más alto no mejorará la lactancia, sino que nos dañará el pecho; evitemos las grietas.

Cada dos horas, y al menos una vez por la noche, seguiremos el ritual: coger el extractor, ponerlo en el nivel 1, aplicar la copa al pecho y ponerlo en marcha. Al cabo de unos minutos, apaga el extractor y pasa al otro pecho. En ocasiones, alternarlos varias veces: cinco minutos a la derecha, cinco minutos a la izquierda, cinco a la derecha, cinco a la izquierda. En cualquier caso, suficiente tiempo cada vez y en cada pecho para obtener algo de calostro.

Guarda el calostro o la leche en un recipiente bien limpio y bien cerrado, enjuaga tranquilamente el extractor con agua tibia y luego con agua caliente y después pásalo por el esterilizador. A tus bebés les darán el calostro o la leche. Aprovecha la presencia del padre: ahora él puede llevar el calostro o la leche y tú puedes reposar; dentro de nada iréis los dos. Lo uno o lo otro, lo uno y lo otro, ve enseguida a darte una vuelta por neonatos o a hacer el método canguro.

Tus bebés reciben tu calostro tal vez directamente por sonda gástrica o tal vez por vía oral. Aquí conviene exigir que la leche se la den en taza, con jeringa, en vaso de entrenamiento, pero no con tetina, ya que podría inducir a una confusión tetina-pezón (el bebé agarra mal el pezón) o a pereza (el bebé rehusa a tomar el pecho porque es más cansado que el biberón). Esto es difícil de conseguir de un equipo dedicado a neonatología, pero basta un equipo no volcado exclusivamente en las alarmas, un equipo médico humano y humanizado; dar la leche en una taza no lleva más tiempo que darla en biberón.

El extractor rompe el silencio de la noche; dos ojos somnolientos caen sobre el contenido del extractor: apenas unas gotas... ¿Merece la pena? ¡¡Como!! No nos olvidemos de que los bebés acaban de nacer y que son muy pequeños. ¿Sabes cómo es de grande su estómago? Así que, si has recogido unas gotas, no pienses ni de lejos que no tienes "nada". Estate segura de que tu leche es una leche adaptada a prematuros: la naturaleza ha previsto que la mujer que da a luz prematuramente tenga una leche adaptada a sus criaturas prematuras, no tiene la misma composición que la leche de una madre que da a luz a sus bebés a término. Así que estate segura de que tu leche corresponde a las necesidades específicas de tus bebés, y que es el mejor remedio para que se pongan "al día".

Incansable, la mamá repite ese gesto: 120 minutos al día en total, es el mínimo para comenzar y mantener una secreción de leche sin bebés; 120 minutos parecen muchos cuando no se está cerca de los bebés. Pero hay ayudas y trucos: siempre puedes aumentar o disminuir el tiempo y número de las extracciones: seis de veinte minutos, ocho de quince... y así, lo que más te convenga.

No es fácil vivir separada de tus hijos, es necesario el apoyo: el apoyo de papá, de la gente que te rodea, consejos adecuados de lactancia y la participación de los equipos médicos.

30 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (7)


Séptima entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/

La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días
2.- La primera tetada en diez lecciones
3.- Los niños nacen ...
4.- ¡CONFIANZA, CONFIANZA! En la naturaleza, en ti, en tus hijos. 


A veces pasa que la primera tetada es difícil
Comencemos en las condiciones ideales, casi ideales o no (prematuridad, separación), siempre será bueno seguir algunas reglas de oro que ahora veremos, para reunir numerosas formas de tener éxito en la lactancia.

En ocasiones os faltará el aplomo necesario para afirmar el deseo de amamantar, para plantar cara al escepticismo o la burricie de los otros; pero esto ya lo has pensado en el curso de tu embarazo. (Prepararse para la lactancia materna es un plus para tener éxito en la lactancia. Una mente sana, un cuerpo sano, antes y durante). También el conocimiento de los indicadores que te asegurarán en el hecho de que tus bebés están perfectamente alimentados, que no les falta leche, y que no tienen necesidad de complementos; de todos modos, aquí encontrarás los elementos que te dirán realmente si falta leche y los elementos para ar un complemento adaptado a tu caso y en qué circunstancias. 
Mientras, los bebés están contigo, dejas el paritorio con sus buenos recuerdos, sus maravillosos momentos, sólo dejas allí los malos, si es que los ha habido, la frustración de un doble nacimiento demasiado temprano vendrá más tarde.
Entremos en la habitación sin hacer demasiado ruido, podríamos despertarlos...
Después del parto, las primeras horas en la habitación con los bebés.

Los bebés y tú tomáis posesión de tu habitación. Exhausta, feliz, más o menos "móvil", tus ojos van de una cuna a la otra; acabas por juntarlos, para no cansarte de mirarlos. De todos modos, tú también estás cansada.
En el mejor de los casos, estás en la misma fase que los bebés: se duermen y tú empiezas a caer en la somnolencia; te reprendes "No, quiero mirarlos", "No, quiero llamar a todo el mundo". Es verdad que nuestro primer reflejo es mirar a nuestros bebés, cubrirlos con una mirada llena de amor, pero déjate llevar por el sopor que se instala en ti, porque esta somnolencia aparece para que puedas dormir al mismo tiempo que los bebés. Permíteme un consejo: aprovéchate de esta calma para descansar. En una vida ideal, sería necesario vivir al ritmo de los bebés; más tarde te organizarás; pero, por el momento, disfruta de tus bebés, mírales, llénalos de tu mirada protectora, de tus ojos enamorados, y... duerme cuando ellos duermen; el padre estará allí para protegeros a todos, mamá y bebés, para rodearos de amor... incluyendo el poner freno a todo lo que os pueda cansar.

El padre tendrá así tres corazones a contemplar, tal vez más, ya que aquí hablamos de la lactancia de dos o más. Sería bueno que pudiera pasar con vosotros las primeras noches, te ayudaría a ocuparte de los bebés y te sostendría física y emocionalmente, que no es poco. Ciertas maternidades permiten al padre dormir en un sofá cama en la misma habitación. Que la madre sepa que dispone de dos brazos suplementarios dedicados y disponibles hará que adquiera más fácilmente confianza en sí misma y manejará mejor la situación. El padre se puede encargar de una tarea que no es moco de pavo: los cambios de pañal; no se trata de limpiar un culete sino de tomar conciencia del cuerpo de un bebé que está desnudo y que tiene un poco de frío; tocará su piel ahora que ya no está en un medio líquido... es una responsabilidad mayor de la que se cree, ya que esos primeros cambios estarán llenos de ternura y atención (y verificando el contenido de sus deposiciones). Pero ¡ssshhh! no se lo digas, dale una sorpresa...

El padre puede involucrarse llevando a los bebés al pecho, ayudando a la madre a colocarlos sobre el cojín de lactancia. Ya sea con los dos a la vez o con uno solo, si es es primeriza puede ser difícil encontrar la postura las primeras veces. La disponibilidad del padre, y su humor, pueden resolver numerosos interrogantes. Su disponibilidad y su presencia harán bien a todo el mundo; y además, vivirá las primeras horas, los primeros días de sus hijos, es un momento maravilloso para el padre también. ¿Por qué conservar el rol paternal de antaño, puramente económico? El padre puede llevar a los bebés al pecho de su madre y tener el placer de compartir la lactancia disfrutando de su pequeña familia, ayudando a la puesta al pecho, y si la madre no está segura, le podrá decir si la lengua y los labios del bebé están bien posicionados.


Si te han hecho una cesárea, el padre puede no sólo garantizar el "traslado" sino también pelearse con el cojín de lactancia para poner al primer bebé al pecho; y cuando le toque al otro bebé, recolocar el cojín de forma que ambos bebés tengan la boca a la altura del pecho.
Si estás separada de tus hijos, el padre puede hacer algunas fotos con su móvil o con una cámara digital y llevar tu calostro y tu leche e incluso dárselo él mismo mientras los niños no se puedan poner al pecho.
Hay mil cosas que el padre puede experimentar, y además  hay mil cosas que el padre puede hacer, aunque no sea padre de gemelos (pero los padres de gemelos, más, claro) y que los niños sean amamantados o no (aunque en el segundo caso trabajará más) no es más que el comienzo de la carrera.

Pero volvamos a las primeras horas después de dar a luz. Con suerte, el padre estará allí desde la primera noche. Una especie de letargo te invade, es normal, déjate hundir en las olas del reposo, resístete al teléfono móvil, te cansarás, te excitarás, y esa es una cosa de las que puede hacer el padre.

29 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (6)

5.- Tu bienestar desde la primera tetada

Lactancia en mellizos http://criandomultiples.blogspot.com/
 

Puesta al pecho
Tu camisón estéril está abierto, acoges al primer bebé contra ti, contra tu pecho; se agita, tal vez llora. Mantenle contra ti, háblale, dile lo que te parezca importante en ese momento; si estás completamente tumbada, ayuda a tu bebé a subir hasta el pecho, o deja que el bebé suba por sí mismo, como prefieras. El reflejo de reconocimiento será mayor cuanto más tiempo pase encima de su madre. Pero no veas como un problema el hecho de que el bebé no "repte" hacia el pecho. Si estás sentada, coge a tu bebé, sostenlo con un brazo, acerca su cara a tu pecho, que sostendrás con tu mano libre, la palma hacia arriba y el pulgar por debajo de la aureola, y los otros dedos sosteniendo el pecho. Los labios del bebé estarán contra tu piel, tal vez debas hacerle "cosquillas" con tu pezón en sus labios; cuando le acerques el pecho el bebé abrirá la boca y se preparará para apoderarse del pezón y la aureola; la lengua del bebé se situará sobre la encía inferior, se desplazará para ir a buscar y acoger el pezón, los labios se retraerán... La tetada ha comenzado.
Si el contacto con la piel ha podido ser prolongado después del nacimiento propiamente dicho de tus hijos, habrás podido comprobar que la cabeza del bebé se ha hundido en tu seno; entonces su mano ha amasado tu pecho, haciendo salir el pezón ¿tal vez incluso ha lamido el pezón? antes de prenderlo con la boca. 
Después, acoge y pon al pecho al otro bebé, después de haber devuelto a papá o a la comadrona al bebé ya amamantado. Tú decides, y actúa como lo sientes. Si sientes que te bloqueas cuando te ponen a los dos al pecho al tiempo, dilo, o pide al padre que lo diga. El padre puede tener el papel de "recadero": me acuerdo de mi propio estado de pasividad, de "yo no he dicho ni que sí ni que no".

Así que confía, de todos modos no estarás nunca sola en el paritorio, habrá como mínimo una comadrona para asistirte. No te voy a dar la charla con frases del tipo "de todas formas, no eres la primera, las otras se apañaron bien", ése no es mi propósito. Hay muchas mamás que se atrevieron a confesar que tuvieron dudas sobre sus capacidades. ¿Por qué no tú?
Al contrario, si sientes que los consejos del personal y/o de tu entorno van en contra de lo que tú deseas, diles, explícales cuáles son tus preferencias, que prefieres de uno en uno o los dos a la vez; si tú te imaginabas tumbada, túmbate o pide que te tumben, y llevando al bebé contra ti, ponlo en el hueco entre tu cuerpo y tu brazo, inclínate un poco hacia un lado y con tu mano libre, lleva el pecho a la boca del bebé.

28 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (5)

Quinta entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días
2.- La primera tetada en diez lecciones
3.- Los niños nacen ...
4.- ¡CONFIANZA, CONFIANZA! En la naturaleza, en ti, en tus hijos.

Lactancia de mellizos http://criandomultiples.blogspot.com

Tu bienestar desde la primera tetada

Excepto en caso de cesárea, no dudes en pedir que te  ayuden a incorporarte para que puedas mirar.  Tal vez te dejen entrar en el paritorio con cojines, si es así utilízalos (un paritorio varía de una maternidad a otra, y tu confort merece alguna atención; no dramatices por la ausencia de cojines, la mayoría de ellos no tiene este tipo de complementos, y puede ser que te los hayas dejado en el coche, por ejemplo; no por ello el parto irá mal).
En caso de cesárea, pide que te dejen a los bebés al pecho; pregunte, cuando se pueda mover un poco, si se puede tumbar de lado.
Una madre de gemelos me contó que, habiendo pedido a las comadronas que pusieran a los dos bebés al pecho, le soltaron un "ah, no, a los dos al mismo tiempo ni hablar, apáñatelas sin nosotras", el padre tuvo que ayudarla y mirar que los dos estuvieran bien colocados y que mamaban a la vez; el resultado de una evidente falta de ganas fue que la madre no tenía una buena posición y que la primera prendida fue dolorosa.

Esto no es normal. Reclamad, tú o el padre, la ayuda que sea necesaria. Si deseas tomar tal o cual postura, mientras la forma de parir lo admita, adóptala. Si quieres darles el pecho por separado, hazlo por separado; el padre puede mecer al recién nacido que espera, no hagas caso de comentarios del tipo "si quieres dar el pecho a gemelos, tienes que darles al mismo tiempo"; de la misma manera, si quieres amamantar a los dos al tiempo, obtén la ayuda necesaria, que necesitarás seguramente durante los siguientes días, para asegurarte tu confort y tu destreza.
Esto que antecede se aplica en partos "normales", es decir, sin prematuridad y sin estrés; esto se aplica también a un buen número de partos gemalares y a la mayoría de los partos "simples".

27 de octubre de 2010

Lactancia materna con trillizos: Experiencia de Noel

trillizos amamantar http://criandomultiples.blogspot.com
"Finalmente me decidí a escribir la historia de mi lactancia. En cuatro días mis hijos cumplirán nueve meses. Quiero aclarar que trabajo en casa y eso ha colaborado mucho en mi historia de lactancia. Creo que se puede amamantar y trabajar, pero conozco muchos casos de mujeres con toda la intención de amamantar, que al comenzar a trabajar tuvieron muchas dificultades de seguir adelante. Se puede, pero no es lo mismo que estar en casa. O sea, en ese aspecto corrí con ventaja.

Tengo trillizos, dos varones y una niña. Nacieron con 34 semanas y 3 días. Bruno pesó 1800g, Mateo 1600 y Manuela 1300g. Manuela estuvo cinco días en Unidad de Cuidados Intensivos y Bruno y Mateo solamente en cuidados intermedios. En total estuvimos 20 días internados, los cuatro. En ese aspecto también tuve suerte. Mis hijos nacieron sin problemas respiratorios. Solamente nos quedamos a esperar que Manuela aumentara de peso, hasta 1800g.

A pesar de ser tan pequeños y débiles por su bajo peso, los tres se prendieron a pechos sin problemas. En el hospital me enseñaron a darles el pecho de a dos a la vez. Mi lactancia ha sido siempre mixta: pecho directo + biberón (de leche materna previamente ordeñada o de complemento (leche artificial)).

Los primeros días en el hospital fueron alternadas las tomas por succión con tomas dadas a través de sondas. Esto era para que no se cansaran y perdieran peso al esforzarse en succionar. Las tomas por succión eran controladas en tiempo: no se dejaba que los bebés succionaran más de determinados minutos (tres a cinco) para no cansarlos.

Al llegar a casa establecí un ritmo de alimentación de que dos niños succionaran diez minutos en cada pecho, y el tercer niño succionaba cinco minutos de cada pecho. Establecí también tablas para rotarlos y que cada niño tomara de cada pecho y de ambos pechos, la leche del comienzo y la del final, etc. Luego de darle el pecho alguna persona me auxiliaba dándole la mamadera. Una vez que pasé la etapa crítica de aumento de peso hasta un peso razonable, me animé yo a darles el pecho y las mamaderas, sin auxilio de nadie. Pero me insumía mucho tiempo (dos horas aproximadamente). Con auxilio me insumía una hora y media. Hay que tener tolerancia para aguantar los llantos mientras se da de mamar.

Los primeros tiempos son muy demandantes. Una no tiene tiempo para nada. Vive de pijama y toda vomitada por los bebés. El tema es no estresarse..Es pasajero. Con el correr de los meses esa etapa se va superando.

Cuando vi que los niños estaban más fuertes y con más ganas de succionar aumenté los diez minutos a quince. En la toma nocturna no les daba de mamar. Tomaban solamente mamadera. Sin ayuda externa, mi marido (¡un santo!), se levantaba y les daba un biberón, sin cambio de pañales ni nada.

No tenía mucho tiempo para ordeñarme. Sin embargo, para evitar la congestión mamaria, en la primer toma de la mañana me ordeñaba el exceso luego de amamantarlos, ya que no les había dado el pecho en la mitad de la noche.

Este régimen de alimentación lo mantuve hasta los tres meses. En ese momento tuve una bajada importante en la producción de leche. Pensé que se me iba. Me agarré muguet (hongo) y los niños mamaban con dificultad, el pecho me dolía, etc. Para solucionar ese problema empecé a dar el pecho a “demanda” y posteriormente ordeñarme. Ya no di el pecho de a dos bebés, sino de a uno independiente. Primero a uno en un pecho, a demanda. Luego a otro en el otro pecho de igual forma y el tercero tomaba el resto de ambos pechos. Luego de tomar del pecho, igualmente seguían con ganas de tomar del biberón. Supongo que para no pasar tanto esfuerzo. El tercer bebé, que toma menos cantidad de ambos pechos, obviamente toma más complemento del biberón. Después de esto, me ordeñaba para vaciar el pecho y asegurar una buena producción para la siguiente vez.

Usar la ordeñadora es mucho más rápido, porque a esta edad los bebés se distraen mucho y a veces toman bien. Pero a veces no, y están mucho rato. Tampoco tengo el tiempo del mundo. Así que si están muy demorones, los saco del pecho y van a la mamadera. En este momento eso no sucede, pero sí ocurrió unos meses atrás. En este momento estoy dando el pecho pero evitando el uso de la ordeñadora. La uso solamente una vez al día. Y los bebés, al haber incorporado otros alimentos, ya no maman a toda hora. Solamente lo hacen con más ganas a la nochecita. El resto del día es más un mimo que les hago cuando veo que están medio llorisqueones.

Mi objetivo es llegar al año de lactancia. No creo que siga adelante más tiempo y lo digo con el dolor del alma. Pero es que tengo que hacer viajes de trabajo con determinada frecuencia, y en el último me agarré nódulos horribles. Llevé la ordeñadora, pero no es lo mismo. Terminé no pudiendo hacer nada de mis cosas de trabajo y teniendo que ordeñarme cada dos horas para evitar la congestión. Y más allá del año no quiero seguir con este problema. Preciso trabajar para mantener a mis hijos y la lactancia no permite que me dedique a mi trabajo de forma adecuada. Volví de este último viaje decidida a cortar la lactancia, de lo mal que pasé. Sin embargo, una vez en casa, cambié de opinión. Pero no es fácil. Por ahora disminuí el uso de la ordeñadora. Pero sigo con mucha producción de todos modos. Creo que más cerca del año voy a preguntarle a mi médico cómo hacer para cortar la lactancia y destetar a los niños. Me pone triste este hecho, pero como ya les expliqué, preciso cumplir con mi trabajo.

Bueno, esta es la historia de mi lactancia. Amamantar es algo hermoso. En este corto tramo que llevo recorrido en el viaje de ser mamá, tengo el mejor recuerdo del movimiento de mis hijos en la barriga y de los momentos en que se alimentan de mi pecho. Es algo hermoso desde todo punto de vista. Les mando un beso grande. Gracias a todas por su ayuda y consejos para que haya llegado tan lejos."

Muchas gracias Noel por haber compartido tu experiencia con nosotras :)

26 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (4)

Cuarta entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días
2.- La primera tetada en diez lecciones
3.- Los niños nacen ...

Lactancia de mellizos http://criandomultiples.blogspot.com/

¡CONFIANZA, CONFIANZA! En la naturaleza, en ti, en tus hijos.

No pongas el carro delante de los bueyes con cuestiones del tipo: "¡Horror! Nunca he dado el pecho; ¿cómo lo voy a hacer?; ¿y si me ponen una vía? (por ejemplo, para adelantar el parto); ¿y si me hacen una cesárea?". Tienes razón al hacerte estas preguntas, al tratar de visualizar las cosas, pero visualízalas como cosas positivas, que lo serán de todos modos. Trata de sentir mentalmente uno de tus bebé sen tus brazos, y cuando hayas sentido las vibraciones, "llévalo" hacia tu pecho, déjalo en su cuna y coge al otro. Sobre todo, aléjate de todos tus pensamientos negativos, evita el efecto de autosugestión.
En el sitio, confía en ti misma. Confía en ti, en la naturaleza. Sigue tu instinto, sumérgete en la emoción, incluso aunque te sientas todavía un poco dudosa. Esta emoción tan natural será tu "modo de empleo", encontrarás todos los gestos necesarios en ti misma. Entonces, ya sea un miembro del equipo médico, ya sea el papá, pondrá al bebé sobre tu vientre, o sobre tu pecho desnudo. No te avergüences de tu desnudez; tienes que amar tu cuerpo, de formas generosas, tu pecho hinchado, tienes que estar orgullosa. Eres una madre reciente, una loba que va a amamantar a sus cachorros, es todo un nuevo ciclo de la naturaleza lo que se nos presenta. Estás feliz; no tengas miedo a llorar, a dejarte llevar por tus emociones.

25 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (3)

Tercera entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días
2.- La primera tetada en diez lecciones




Los niños nacen ...

Te han puesto a los bebés sobre tu  vientre, probablemente uno tras otro. Llega el momento de las revisiones y del primer baño Cuando tienen entre una y dos horas, te dan a uno de los bebés para que te lo pongas al pecho por primera vez. ¡¡¡¡¡Se puede ir más rápido !!!!!!!!!!!

¡Atención al contacto-separación!
Uno de los mayores problemas actuales es que los equipos médicos se empeñan en quitarte al primer niño de tu pecho o de tu vientre para "ir a buscar" al otro gemelo; te quitan así al primero tras un contacto de apenas unos segundos: no dude en pedir que le dejen al primer nacido contigo, o que se lo dejen al padre  (salvo en casos de pérdida de bienestar materno-fetal, por supuesto). Este primer contacto debe ser prolongado, debe ser preferido a los primeros cuidados, si no ha habido estrés materno-fetal, que pueden ser retrasados. Por otra parte,  existen hospitales donde los nacimientos de mellizos se producen con  el primogénito pegado a la madre, mientras que el equipo espera el nacimiento del segundo gemelo.
Debes saber que el acercamiento afectivo madre-hijo se presenta en estos primeros momentos.

Incubadora "de oficio":

Dejarlos en una incubadora, "incluso si todo va bien," es un protocolo presente en algunas maternidades, protocolo que significa que todos los bebés van a incubadoras una o dos horas. Este protocolo es un "desastre", porque muy a menudo se deja allí a los recién nacidos llorando, uno no se atreve a tocar, no nos atrevemos a pedir que nos los dejen coger,  se espera la primera puesta al pecho, que se retrasa innecesariamente. Sabemos que la alimentación temprana es el primer mandamiento de una lactancia exitosa, ya que es la succión de lbebé la que le dirá a sus senos que ha llegado el momento de segregar calostro, rico en anticuerpos maternos, albúmina y vitaminas, que les alimentarán hasta que le suba la leche.

El cuerpo de la madre está diseñado de tal manera que, después de haber puesto a tus bebés desnudos sobre tu cuerpo, se les puede  secar con una gasa caliente, y cubrirlos con un arrullo caliente y limpio, y dejarlos sobre tu cuerpo.  Les darás tu calor; hay que hacer notar, y está probado, que el cuerpo de la madre mantiene el calor mejor que una incubadora. La temperatura de los pechos aumenta dos grados en menos de dos minutos y disminuye cuando el bebé se ha calentado; a saber, el padre puede desempeñar un papel de incubadora, pero su temperatura no descenderá tan rápido como la de la madre.

Además, cuanto antes se lleve a cabo la primera tetada, antes se beneficiarán tus bebés del efecto "reflejo de succión", es decir, del reconocimiento del pecho de su madre, de la leche de su madre, y del autoaprendizaje de la succión (que no es despreciable para las mamás de múltiples, ya que a menudo dan a luz antes de tiempo y los bebés no siempre tienen la madurez suficiente para ser capaces de succionar).

Este contacto piel con piel debe entonces ser favorecido, prolongado y no se debe jamás de los jamases impedir la primera puesta al pecho, esta primer tetada llamada también tetada precoz (siempre que no se necesiten cuidados urgentes ni hospitalización inmediata). En esta óptica, no dudes en luchar contra la presión pediátrica con la que entraréis en contacto, que consiste en retirar "de oficio" a los niños de tu lado, y/o a meter "de oficio" a los recién nacidos en incubadora, con el riesgo de retrasar la primera puesta al pecho.

24 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (2)

Segunda entrega de una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.

1.- Las primeras horas, los primeros días (1)


La alimentación por primera vez en un parto normal
La primera tetada en diez lecciones (en partos sin peligro materno-fetal)

Lactancia en recién nacido http://criandomultiples.blogspot.com/

Sí, la llegada al paritorio es un momento de pánico ...Normalmente, cuando has llegado a la sala de partos, ya tienes tu decisión tomada. Pero puede pasar que una quiera dar el pecho y que, una vez en el paritorio, te entre el pánico y se te olvide todo, como en los exámenes del colegio; se debe generalmente a una comprensión global de todo lo que te está pasando, (el nacimiento, dos o más bebés, ¿voy a dar la talla como mamá,? ¿y como "amamantadora"?). Cuando la comadrona (u otro miembro del equipo) te pregunte si deseas amamantar, asiente con la cabeza (ya habrá tiempo más adelante para reclamar un medicamento para cortar la leche, ya que una vez que te han administrado el tratamiento para cortar la leche, será difícil, pero factible,  volver a la lactancia materna 100%). Para obtener más información, contacte, por ejemplo, con una asociación de ayuda a la lactancia.

Incluso aunque hayas dado biberones de leche de fórmula, podrás dar el pecho. Habla con tu pareja, puede y debe tranquilizarte, estar contigo y apoyarte.

¿Siempre el miedo?

Relájate. De todas formas, para los bebés es necesario sentir cerca la piel de mamá. Mantente firme en tu primera decisión de dar de mamar, ya que es una decisión tomada con conocimiento de causa. Cambiarla en un momento de pánico te entristecería más tarde.
Confía en tus instintos llegado el momento. Espera hasta que nazcan los niños sin hacer preguntas; pide, insiste en que te pongan a los niños pegados a tu vientre y a tu pecho y deja que la naturaleza siga su curso, la naturaleza, los niños, y tú misma; creo que es en este momento cuando tomamos la decisión si hemos dudado durante todo el embarazo o durante el "gran día".

23 de octubre de 2010

Amamantar gemelos. Las primeras horas, los primeros días (1)

Comenzamos hoy una serie de post que traducen el Plan de allaitement de jumeax que hay en la web http://www.allaitement-jumeaux.com/
La traducción es de Marisol García.


Lactancia en mellizos http://criandomultiples.blogspot.com/

Durante muchos años, la imagen social de la lactancia de gemelos era prohibir la lactancia materna, con la cantinela, totalmente inapropiada, de que es agotador, como si no fuera más agotador preparar dieciséis biberones de leche artificial al día, con su lavado, esterilización, llenado y calentado, lo que implica mucha más energía que quitarse el sujetador. Tener gemelos implica para una familia un trabajo pesado, así como una gran responsabilidad: ¿Voy a tener tiempo para cada uno de mis hijos? ¿Tendré el mismo tiempo para cada uno de mis hijos? El papel psicoafectivo de las tomas permite a las madres de gemelos expresar su amor dando leche y el amor al mismo tiempo. Y si la madre necesita un par de horas, no hay necesidad de destetar: extraer la leche, que se puede dar con cuchara o jeringa, por ejemplo, permite a la madre recargar las pilas. La leche materna es inimitable y no se puede descartar. Incluso aunque la fórmula para lactantes sea de calidad, no tiene ni tendrá nunca las virtudes de la leche humana, porque está viva, secretada por varias veces durante una toma única, cambiando de acuerdo con las necesidades y la edad de los niños... A veces se anima demasiado a menudo y por lo tanto mal, a hacer una lactancia mixta, sin explicar que esto es malo, tanto para la propia salud de los niños (los agentes anti-infecciosos que recubren las paredes intestinales del bebé se diluyeron en la fórmula), como para el pecho, que no es debidamente estimulado, y por lo tanto los pechos producen mal, no se establece debidamente la lactancia y se abandona.

Dar el pecho a dos niños teniendo dos pechos es a menudo algo evidente para algunas mamás, pero aún es necesario que la imagen social de la lactancia materna en gemelos cambie.Ofrezco algunos extractos sobre la llegada de los gemelos, y un "plan de amamantamiento".El plan recomienda la lactancia con las 10 recomendaciones conjuntas OMS / UNICEF para iniciar la lactancia materna. No hay que seguirlo al pie de la letra, sino leerlo, discutirlo con la familia y con la comadrona, por ejemplo, y adaptarse a cada caso.

Una mente sana, una lactancia saludable

Prepararse para la lactancia materna es un "plus" para una lactancia exitosa. Una mente sana, cuerpo sano, antes y durante. La madre, naturalmente, satisfecha.
La motivación de la madre es siempre predominante; que la lactancia materna sea para ti una evidencia, un concepto claro y natural en tu maternidad; que la lactancia es algo un poco indefinible e instintivo; que la lactancia materna representa un activo importante para tu hijo, para su salud, para su relación contigo, este deseo, esta motivación es una parte importante de tu éxito.
La mujer embarazada que duda puede ser animada, informada y sostenida para tener una pre-decisión. Cuando nazca el niño dejará fluir su instinto para mantener la piel del bebé contra su piel, y dejará hablar a su cuerpo. Esta mujer que se ha convertido en madre podrá, en estas horas después del parto, tomar la decisión de dar el pecho, O NO.
Una mujer no debe amamantar bajo la presión de la sociedad, su compañero, su propia madre; del mismo modo, no debe hacer caso de la presión de la gente o los médicos (en este sentido, hay pocas contraindicaciones a la lactancia materna). La madre que quiere dar el pecho para complacer a alguien, debe contar con el apoyo de una tercera persona, asociación, a quien se llamará.
Incluso sucedió en mi grupo de apoyo a la lactancia materna preguntar a la madre o embarazada: "¿Quieres dar el pecho?""Me hablas mucho de tu pareja pero, ¿tú qué quieres?"
Dependiendo del grado de "aquiescencia" a la voluntad de otros, la (futura) madre será informada: esto es la lactancia materna; la lactancia materna no es esto o aquello; también puede....

Deja siempre una vía de escape y una oportunidad: la oportunidad de entender mejor la lactancia materna, y, por tanto, CON CONOCIMIENTO DE CAUSA, decidir por ti misma.
Unas y otras habrán escogido su maternidad.
Que ellas sepan, tanto las unas como las otras, que sus decisiones tienen vuelta atrás, que cualquier madre puede inducir la lactancia, que sepan que hay otas opciones, que se respeten.
La motivación está ahí, querer dar el pecho. Seguir teniéndolo claro  es armarse de fuerza mental; o sólo "quiero dar el pecho" sino "puedo dar el pecho".
CONFIANZA EN TI MISMA: Muy pocas mujeres no tienen  leche. Son una minoría: las que no puedan por causas fisiológicas tendrán que ser muy ayudadas e informadas y sin embargo puede ser necesario que den biberón. Muchas tendrán disminuciones de leche EVITABLES Y "CURABLES".
Puedes amamantar a tu bebé, a tus mellizos, a tus trillizos: la naturaleza es tan sabia que tus bebés estimulan la secreción de leche. TEN CONFIANZA EN TI.

22 de octubre de 2010

Consejos de la gallina sabia: Embarazo (3)


embarazo-multiple-criandomultiples.blogspot.com
Como huevitos.
Pequeños pero prácticos consejos de nuestra gallina sabia.
En Criandomultiples.blogspot.com.

Embarazo (3): No dejes el curso de preparación al parto para ultima hora


"Querida futura multi-mami,

Como ya os conté, es importante no dejar las compras para el ultimo momento del embarazo. Pensando, pensando, me acordé de mis primeros huevitos, ¡ays que recuerdos! Y de cómo dejé el curso de preparación al parto para el último momento. Cuando fue mi primera clase estaba tan pesada que no me podía mover. La segunda clase también me la perdí. Ya no tenía mucho sentido ir ya que mis pollitos habían nacido.

Mi consejo de esta semana: no dejes las clases de preparación de parto, si piensas asistir a un curso, para las últimas semanas. Lo ideal sería que el curso se haya acabado cuando estés alrededor de las 30 semanas. Más tarde estarás muy muy pesada para ir al curso y también hay que considerar la posibilidad de un parto prematuro. Cuando te apuntes al curso, explícales la situación. No te preocupes, aunque el embarazo de las otras gallinas cursistas esté más avanzado, tu barriga será más grande ;)

¡Hasta pronto!


Un saludo gallinil,
La gallina sabia"

La imagen de la gallina sabia es de Sonia Casanova

21 de octubre de 2010

Colaboramos con la revista "Mi pediatra"

Hemos colaborado con la revista "Mi pediatra" del mes de octubre, a través del periodista José González, en un reportaje sobre la aventura de tener gemelos o trillizos. José se puso en contacto con nosotras y nos pidió que le contestáramos a algunas preguntas sobre lo que supone enterarse de que estás embarazada de más de uno, cómo se lleva un embarazo múltiple, nuestros miedos y nuestras dudas ante un embarazo así, y le ha salido un reportaje bastante chulo (aunque algunas cosas nos chirríen un poco, como que las tomas "han de ser cada tres horas") y que nos ha dejado la mar de contentas.

Podéis leerlo en Una aventura múltiple

Carros gemelares - Chic4baby

Chic4baby Duo elegance http://criandomultiples.blogspot.com
Chic4baby nos ofrece un carro en tándem, el Duo Elegance, con ruedas delanteras dobles pivotantes de 17,5 cm que se pueden quedar fijas en la dirección de marcha, y ruedas traseras un poco más grandes ( 20 cm). No se puede utilizar desde el nacimiento, puesto que el respaldo del asiento delantero no se puede echar para atrás del todo. Los toldos son plegables y extraíbles, y el trasero dispone de ventana y un bolsillo para meter cosas.
Medidas abierto: 130 x 56 x 112 cm.
Medidas plegado: aprox. 107 x 54 x 40 cm
Peso: 18,9 kg

20 de octubre de 2010

Lactancia materna con trillizos: experiencia de Esther


Yo siempre he estado convencida de que, cuando tuviera un hijo, lo amamantaría. Siempre he defendido que era lo mejor, tanto para el bebé, como para la madre. Había, incluso, soñado con esto y me parecía lo más bonito del mundo. Luego me quedé embarazada y me enteré que serían tres.

Creo que es algo que no me planteé durante el embarazo. Estaba ocupada pensando en que aguantaran el mayor tiempo posible dentro de mí. O pensando cómo me las apañaría con los tres. El caso es, que después de que todo se precipitara, a la mañana siguiente de nacer los niños, la enfermera me preguntó si les iba a dar lactancia materna... me quedé un poco extrañada con la pregunta, la verdad, pero enseguida le contesté que sí, por supuesto. Entonces me trajeron un sacaleches.

Yo ya se lo había visto usar a mi compañera de habitación. Así que enseguida me puse a probar... Cual fue mi sorpresa cuando vi que salía "algo". Yo pensé que sería demasiado pronto, y lo cierto es que me habían advertido que, sin tener a los niños delante, sin ese "estímulo", era más difícil la subida de la leche, y, por lo tanto, si tardaba en subir, no debía preocuparme. El caso es que conseguí algo, muy poco, la verdad, pero, como le habían dicho a mi marido en la neo, que en el momento que tuviese algo de leche lo llevara para los niños... pues me parecieron muy importante esos escasos 10 cc. Cuando mi marido me contó que le habían dicho que muy bien, que se lo iban a dar a los niños... me sentí muy orgullosa. Había algo que podía hacer por mis hijos, aparte de sufrir por ellos y pedir a Dios que todo saliera bien. Mi leche.

Cada día iba saliendo más cantidad. Cuando estaba en el hospital ingresada, me sacaba la leche en mi habitación, sola, sin estímulos, pero... salía leche. Las enfermeras me dijeron que cuando me sacara la leche con los niños cerca, seguro que saldría mas cantidad, y así pasó cuando empecé a sacarme la leche en neonatología, con mis hijos delante.

Lo primero que hice al salir del hospital, antes de ir a casa, fue ir a comprar un sacaleches. Acababa de sacarme y tendría que volver a hacerlo en unas horas, mis hijos lo necesitaban. Así que ese mismo día, en casa, después de comer, empecé a sacarme leche, como lo haría en adelante, como un ritual, cada tres horas. Cada vez, conseguía mayor cantidad.

Luego, se puso muy pachucho Federico. Como no había suficiente leche para los tres, les daban alguna toma con leche de fórmula. Una especial para prematuros. Entonces la doctora dijo que al niño era mejor que sólo tomara leche mía. Ahora la necesitaba más que sus hermanas. En ese momento se convirtió en casi una medicina. Algún día logramos que tomaran exclusivamente leche materna, pero la mayoría de los días era lactancia mixta. Eso no me desanimaba. Yo sabía que unas gotas apenas de mi leche les servirían de mucho a ellos. Así me decían las enfermeras: "es oro líquido".

Llegué a sacarme hasta 250 cc de cada pecho, aunque sólo por las mañanas, ya que me permitía la licencia de no sacarme desde las 12 de la noche hasta las 7 de la mañana. Lo normal, era sacar unos 80 o 100cc de cada pecho por toma. Y entonces, empezamos a darles con biberón, hasta entonces se alimentaban a través de una sonda. Tardaban una eternidad en tomar 30 o 40cc. Yo miraba el reloj y decía: tres biberones a una hora cada uno... tres horas. Si tienen que comer cada tres horas... no voy a poder...

Un día vino una doctora y me dijo: Pon a Irene al pecho... a ver qué hace. Ufff. Qué nervios. La coloqué notó el pecho y... ¡empezó a chupar! Fueron unos segundos, porque enseguida se cansó y se puso a llorar porque no era capaz de sacar la leche. Se me saltaron las lágrimas. Llamé a mi marido por teléfono y le dije: Irene me ha regalado el momento más bonito de mi vida. Así era. Fue... especial, íntimo, tierno... no tengo palabras para definirlo. Es un milagro.

Cuando salió Irene del hospital, yo seguí sacándome leche en casa y cuando iba al hospital también. Salió Beatriz y seguí haciendo lo mismo. Entonces, salió Federico. Intenté hacer lo mismo, pero, con los tres en casa... no me daban las horas.

No tenía información, ni ayuda en ese aspecto. No conocía a nadie que pudiese asesorarme sobre el tema, ni tiempo para buscarlo. Intenté ponerlos al pecho, pero llevaban tanto tiempo tomando el biberón con la tetina abierta como para tomar una fabada que ahora no querían "trabajar" para conseguir lo que era tan fácil con el biberón. Lo dejé. Lloré. Me dio muchísima pena y rabia dejarlo. Yo sabía que esa leche era lo mejor que podía darles, pero me sobrepasó la situación.

Cuando lo dejé, los niños tenían tres meses. Es una espina que me queda clavada.

En ese momento no conocía la existencia de Multilacta, un grupo de apoyo para la lactancia de múltiples. Y sí. Es posible amamantarlos. Si otras lo han hecho, es que se puede. Seguro que es algo más complicado, que hará falta más paciencia y perseverancia, pero es posible.

Fuente: http://www.trillizos.net

19 de octubre de 2010

Prevención de accidentes infantiles en menores de un año

La llegada de un hijo a casa implica un montón de decisiones: elegir la sillita correcta para el coche, disponer de juguetes seguros, la cuna mejor…; puede ser confuso. Queremos ayudar a los papás en este importante momento.

Es importante que se adquiera el ajuar del bebé en establecimientos donde los productos estén homologados, y con todas las garantías de seguridad que marcan las normas.

Durante los primeros meses de su vida, la casa es el lugar donde el bebé pasa la mayor parte de su tiempo: gateará, le saldrán los primeros dientes, dará los primeros pasos y descubrirá cosas nuevas cada día. Nuestro objetivo es que convierta su casa en un hogar seguro.

A medida que el niño crece, vamos a tener que ir adaptando la casa a las peculiaridades de la etapa del desarrollo en la que se encuentra. Un hito fundamental es la adquisición de la marcha. Muchos niños todavía no caminan al año, pero algunos sí, por lo que hemos incluido algunos consejos para abarcar esta circunstancia; en cualquier caso, es solo cuestión de semanas, y conviene ir preparando la casa para cuando el niño sea capaz de recorrerla sin ayuda.

Hemos clasificado los posibles riesgos para niños de hasta un año de edad en cinco apartados: asfixia (atragantamientos y estrangulamientos), caídas, peligros en el agua, intoxicaciones y quemaduras.

1. Atragantamientos y estrangulamientos.

Los bebés son muy curiosos y se meten cosas en la boca. La mayoría de los atragantamientos y ahorcamientos de bebés ocurren en casa. Evitemos riesgos eliminando objetos peligrosos de donde pueda encontrarse el bebé.

• Vigile al niño mientras come y juega.

• Procure que no coma mientras ríe a carcajadas.

• No le dé alimentos duros como frutos secos, caramelos, verduras crudas , como zanahorias y pedazos de manzana.

• Que no tenga a su alcance juguetes pequeños o de los que puedan desprenderse partes que quepan por el cilindro de cartón del interior del papel higiénico.

• Que no duerma junto a almohadas o peluches, o en colchones muy blandos. No le ponga mantas; es mejor abrigarle con un sobrepijama.

• No deje a su alcance bolsas de plástico.

• Deje fuera de su alcance cuerdas o cintas. Aparte la cuna de los cordeles de las cortinas, o, mejor, ponga otro sistema en las ventanas de su habitación. Que su ropa no lleve cintas ni cordeles.

• No le ponga cadenas ni pañuelos en el cuello. No le cuelgue el chupete del cuello.

• Las cunas no deben tener los barrotes separados más de 8 cm .

• Sería muy interesante que los padres supieran reanimación cardiopulmonar básica.


2. Caídas en el hogar:

Los lactantes se pueden caer desde las tronas, camas, cambiadores, sofás y andadores.

• Proteja las esquinas de los muebles; hay accesorios adecuados en el mercado

Protector de esquinas

• No ponga sillas u otros muebles a los que pueda trepar el niño junto a las ventanas.

• En las ventanas se pueden poner sistemas de seguridad, para que no las pueda abrir el niño
Seguro de ventanas


• Si la casa tiene escaleras interiores, se deben colocar barreras, tanto arriba como abajo, en cada tramo

Puerta de seguridad
• Quite las alfombras si el niño ya se pone de pie y empieza a dar sus primeros pasos.

• No utilice andadores o tacatás.

• Sujételo cuando esté en la trona o la hamaquita.

• No ponga al niño en la hamaca encima de una mesa; siempre en el suelo.

• Al hacer la compra, no lo coloque en el carro de la compra, a no ser que disponga de silla especial para bebés.


3. Peligros en el agua:

Los lactantes se pueden ahogar en unos centímetros de agua. Vamos a intentar ayudar a los padres a evitar este riesgo.

En casa:

• Mantener cerradas las tapas de los inodoros; hay dispositivos para que no las puedan abrir los niños
Seguro para la tapa del inodoro

• Nunca deje al niño solo en la bañera, aunque se tenga sentado con seguridad o aunque haya muy poca agua.

Fuera de casa:

• Si la casa dispone de piscina privada, se debe instalar una valla perimetral suficientemente alta (la normativa exige que sea de, al menos, 122 cm ) y mantener su puerta cerrada.

• Si hay recipientes de agua (cubos, baldes), no los dejen con agua, y, cuando estén vacíos, se deben almacenar boca abajo (para evitar que se llenen con agua de lluvia).

4. Intoxicaciones:

Los lactantes son muy sensibles a los tóxicos. Pueden ser productos de limpieza, productos químicos, plantas o medicamentos.

Tengamos siempre a mano el número del Servicio de Información Toxicológica 91-562 04 20. En caso de sospecha de ingestión de cualquier producto, no duden en llamar; en algunos casos, los minutos son importantísimos, y, probablemente, es más rápido y eficaz su consejo que intentar contactar con el centro de salud.

• Medicamentos:

• No se debe automedicar al bebé; tan sólo se le pueden administrar analgésicos-antitérmicos cuando esté justificado y a las dosis que el pediatra haya indicado.

• Siempre se ha de utilizar una jeringuilla o medidor graduado para darle las medicinas (nunca una cuchara de cubertería).

• Tenga en cuenta que han salido al mercado jarabes de ibuprofeno con doble concentración, con gran peligro de intoxicación para los bebés si se confunden las dosis.

• Cuidado con los jarabes de paracetamol de envase grande (60 ml); en lugar de cuentagotas, tienen jeringuilla. Siempre comprueben si se están administrando los ml. o c.c. que ha indicado el pediatra.

• Nunca deje los envases de medicinas al alcance del niño.

• Productos domésticos:

• Mantener los productos de limpieza y productos químicos fuera de la vista y del alcance de los bebés.

• Monóxido de carbono:

Los lactantes son especialmente sensibles a este tipo de intoxicación. El CO se produce al quemar cualquier combustible: gasolina, gasoil, carbón, leña, aceite, gas natural, butano o propano. Para evitar el riesgo, es fundamental que las estufas y chimeneas estén en buenas condiciones, que las instalaciones de gas sigan las inspecciones establecidas y que las habitaciones estén bien ventiladas. En un garaje privado es peligroso mantener el motor del coche en marcha, aunque la puerta esté abierta.

5. Quemaduras:

a) En el baño:

• Compruebe la temperatura del agua antes de meter al niño en la bañera o ducha.

b) En la cocina:

• No es aconsejable el microondas para calentarle la comida.

• No lleve nada caliente en la mano mientras tiene al niño en brazos.

• Si el niño gatea y el horno está a su alcance, tenga mucho cuidado cuando esté encendido; se puede quemar con la puerta.

c) En el resto de la casa:

• Si se puede controlar la temperatura del agua caliente, regúlela a no más de 50ºC.

• Procure que los cables eléctricos no estén a su alcance, tape los enchufes no utilizados y no sobrecargue los enchufes múltiples o ladrones.


• Coloque barreras delante de las chimeneas.

• No deje al alcance de los niños mecheros, cerillas, etc. Y nunca juegue con ellos delante de los niños; los niños imitan todo lo que ven.

• No fume en casa (hay muchos motivos para no hacerlo, además de prevenir quemaduras).

Fuente: Boletín de FAMIPED.
Autora: María Jesús Esparza Olcina. Pediatra de Atención Primaria.

18 de octubre de 2010

Amamantar: razones para estar orgullosa

Periodo de lactancia Para el niño Para la madre
Primera tetada Ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en sangre del bebé y protege su intestino Una gran oportunidad de tener el primer contacto piel con piel
Primer día Los anticuerpos presentes en el calostro proveen una inmunidad natural contra las infecciones Ayuda al útero a contraerse hasta su tamaño normal
Día 2-3 El meconio negro y pegajoso se elimina más fácilmente del intestino del bebé Alivio instantáneo del pecho hinchado y caliente cuando sube la leche
1ª semana Se facilita la transición al mundo fuera del útero Las tetadas frecuentes significan tiempo para sentarte o tumbarte y para que podáis conoceros el uno al otro
2ª semana Comida y bebida siempre preparada y a la temperatura adecuada, adaptada a las necesidades del niño Las hormonas te ayudan a volver a quedarte dormida después de las tomas nocturnas
4ª semana Para los prematuros, menores factores de riesgo de enfermedades cardíacas en la edad adulta Ahorras tiempo porque no tienes que esterilizar ni preparar biberones
6ª semana Menores riesgos de enfermedades pulmonares desde ahora hasta los siete años Amamantar es ahora más fácil y puedes ir a dar una vuelta sin tener que llevar todo el equipo de preparar biberones
2 meses Menor riesgo de alergias alimentarias hasta los tres años en los niños amamantados Reduce las posibilidades de padecer cáncer de mama en el futuro
3 meses Menores posibilidades de padecer diarreas y de ser ingresado por gastroenteritis Menores visitas al al pediatra porque el niño enferma menos
4 meses Menor riesgo de padecer eccema y asma Sentirse poderosa por haber sido responsable del crecimiento de tu bebé estos cuatro meses
5 meses Menor riesgo de muerte súbita del lactante y menores posibilidades de infecciones del tracto urinario Una manera estupenda de reconectar con tu hijo si has vuelto a trabajar
6 meses Menor riesgo de infecciones de oído Menor riesgo de padecer diabetes del tipo II a largo plazo
1 año Menor riesgo de padecer obesidad de mayor y menores factores de riesgo de padecer enfermedades del corazón en la vida adulta No has necesitado comprar leche de fórmula en este tiempo, ahorrándote un buen dinero
2 años Probabilidad de tener mejores puntuaciones en tests de inteligencia Espera menos visitas al ortodoncista cuando el niño sea un adolescente; reducción en un 8% del riesgo de padecer cáncer de mama

Extraído de la web de NTC y obtenido gracias a Judith.
Traducido por Marisol

17 de octubre de 2010

Cómo sobrevivir teniendo múltiples

"¡A veces tengo ganas de gritar!” “Le pegué a mi hijo más fuerte de lo que pensaba.” “Algunos días me gustaría tirar a mis bebés por la ventana.” Comentarios de este tipo son señales de socorro de una madre de gemelos desesperada. Aunque probablemente no siempre se sientan de esta manera, estas madres tienen algo en común: están sufriendo de estrés. A pesar de que lo agotador del cuidado de múltiples hace a los padres especialmente susceptibles al estrés, hay medidas que pueden ayudar a reducir las tensiones de este doble trabajo. A continuación se presentan algunas sugerencias que pueden ayudarle a reconocer y hacer frente a las presiones físicas, emocionales, ambientales y financieras de criar múltiples.

En primer lugar, ¿qué es el estrés? El esfuerzo físico, mental y emocional o tensión que llamamos estrés es la manera que tienen el cuerpo y la mente de decirnos que estamos sobrecargando nuestros mecanismos de supervivencia. Las madres citadas se sienten, sobre todo, abrumadas. Ellas puede que tengan suficiente energía y leche para dar a un bebé, pero dividirlo entre dos, tres, cuatro o más es más de lo que pueden afrontar, y reaccionan con una lucha típica: “quedarse o irse”, se enfadan o quieren escapar de la fuente de estrés, sus bebés. Quieren a sus bebés, pero a veces los odian también, y estas emociones conflictivas contribuyen a aumentar la tensión que están sintiendo. Por ejemplo, la madre que golpea sin querer a su hijo a causa de su enojo y frustración, a continuación siente una intensa culpa. Y la madre que “quiere tirar a sus bebés por la ventana” en realidad puede tener un anhelo de liberación de las abrumadoras demandas del cuidado de los bebés y sentirse resentida porque sus esfuerzos no son apreciados. Así, además de estar físicamente agotadas, estas mujeres pueden estar emocionalmente llenas de sentimientos de ira, frustración, tristeza, culpa, depresión o autocompasión.

Aunque los padres no suelen expresar sus emociones con tanta facilidad como las madres, ellos también pueden sufrir de estrés. Es común que los padres de múltiples se sientan abandonados, un tanto celosos de la atención mostrada a los bebés, y presionados por las exigencias económicas adicionales. Podrán, sin embargo, ser capaces de escapar de estas tensiones en una forma en que sus esposas no pueden: pasando unas horas extras en su lugar de trabajo. Claramente esto les supone mayores broncas con sus mujeres, que necesitan de su colaboración y ayuda en casa más que nunca.

Cualquiera que sea la causa específica o la respuesta al estrés, ambos padres a menudo experimentan un “hundimiento” de energía y baja autoestima, que hacen que el estrés sea aún más difícil de disipar. Pero por muy negativas que pueda parecer todas estas reacciones, es muy importante darse cuenta de que son respuestas normales al estrés de cuidar a los gemelos y otros múltiples. Y es igualmente importante desarrollar habilidades para tratar de aligerar su carga doble.

El estrés físico

En las primeras semanas y meses, la principal causa de estrés físico en los padres de múltiples puede ser la falta de sueño y ejercicio, y las comidas irregulares. Incluso con tiempo suficiente para descansar, manejar un horario en torno a la alimentación, el cambio de pañales y lavar ropa es bastante difícil, especialmente si hay otros hermanos que cuidar. Pero tratar de hacer todo esto mientras se está privado de las propias necesidades físicas es ir de culo, cuesta abajo y sin frenos.

Si bien no hay remedios mágicos para el estrés físico de cuidar a los múltiples, especialmente de los recién nacidos, la primera necesidad es la búsqueda de ayuda. No tengas miedo de recurrir a familiares y amigos o niñeras para conseguir un poco de alivio. Si tu familia es monoparental, tal vez dispongas de ayudas en los servicios sociales de tu municipio. Recuerda que será más fácil para la persona a la que solicites ayuda que le sugieras tareas específicas, tales como alimentar o bañar a uno de los bebés, llevarse a los niños de paseo, ir a la compra, limpiar la cocina, o preparar una comida.

Otras técnicas fáciles de hacer frente al cansancio incluyen dormir siestas cuando dormir toda la noche parece imposible, o hacer comidas pequeñas y frecuentes cuando no hay tiempo para preparar una comida completa. A pesar de que descansar cuando los niños están durmiendo la siesta puede significar sacrificar la satisfacción de “hacer las cosas” serás recompensada con una energía renovada. Y es posible mantener una buena nutrición picoteando queso, vegetales crudos y frutas, sándwiches integrales, huevos o sopa. Eso sí, no hay que caer en la trampa de confiar en el café, refrescos de cola y comida basura rica en azúcar y grasa para mantenerse en marcha. El consumo adecuado de vitaminas, especialmente del complejo de vitaminas B, se ha relacionado con la reducción del estrés, pero cuidado con sustituir con suplementos una nutrición equilibrada.

El ejercicio físico puede no apetecerte cuando estás agotado, pero actividades regulares, tales como caminar, correr, pilates, yoga, natación, ciclismo y ejercicios aeróbicos en realidad pueden ser energizantes. La meditación también puede reducir el estrés y aumentar su nivel de energía. Lo que elijas, que sea algo que te guste, y no sólo una obligación más, trata de mantener el énfasis en la relajación y ten expectativas realistas. Luego escoge un tiempo “sagrado” para esa actividad en una planificación diaria o semanal. Con el ejercicio adecuado, puedes encontrarte con que tu sueño y tu apetito mejoran, así como tu nivel de energía.

Problemas emocionales

El agotamiento físico a menudo se traduce en estrés emocional. Cuando los padres se sienten agotados pero las demandas de los niños continúan, la depresión, la irritabilidad, y un sentimiento de inutilidad son respuestas comunes. La madre de gemelos que dice: “Me sentiría muy bien si pudiera salir o dormir un poco”, probablemente sentirá que sale del bache emocional cuando sus necesidades físicas estén satisfechas.

Pero a veces el estrés de cuidar a múltiples puede confundirse con problemas emocionales más profundos. Si los padres asumen que siempre deben sentir un amor instintivo y natural hacia sus hijos, pueden experimentar dudas cuando las demandas de los niños superan su oferta emocional, según un asesor que trabaja con madres de gemelos. Ella dice que no es raro que los padres de múltiples en esta situación experimenten en secreto el deseo de tener solamente un niño

La madre cuya imagen de sí misma se basa en Superwoman también puede ser una candidata a padecer de alto estrés. Las superpadres de la publicidad televisiva pueden ser capaces de manejar todas las crisis perfectamente en todo momento, pero esas expectativas en la vida real suelen ser un camino hacia el desastre, especialmente en múltiples. Cuando las demandas de los gemelos se cargan los horarios fijados y la eficiencia, una “supermadre” pueden encontrarse resentida con sus hijos por “sabotear” supuestos mejores planes. Si tu idea de ser una buena madre significa estar siempre bien organizada y tenerlo todo bajo control, perderlo puede parecer como perder una parte preciosa de tí misma.

Ajustar expectativas poco realistas para adaptarse a la realidad puede ayudar a aliviar las tensiones emocionales como las que acabamos de describir. Si bien reconocer los propios límites puede parecer a primera vista como admitir el fracaso, superar este nivel es la clave para hacer frente a los gemelos y otros múltiples. Sin embargo, si estás experimentando problemas persistentes, es posible que prefieras hablar con un experto acerca de cómo manejar el estrés de la crianza de los hijos múltiples.

Encontrar tiempo para estar solo con uno mismo (aparte del papel de madre, padre, esposa, esposo, proveedor, cocinero o ama de llaves) es esencial para reducir el estrés emocional de cualquier tipo.

Tan pronto como los padres y los niños se sientan cómodos estando lejos unos de los otros, es aconsejable organizar períodos de tiempo separados. Tal vez los padres pueden turnarse, o intercambiar favores con amigos o familiares para tener un rato de relax. Si te puedes permitir el gasto, puedes pagar por el cuidado de los niños. Permitir que otra persona cuide de ti es una buena manera de aliviar el estrés de la atención constante. Una madre de gemelos encontró que la relajación de un masaje regular e ir a la peluquería la hacía sentirse “mimada”. Ser atendido en el hogar o en un restaurante puede tener un efecto similar. Sea cual sea la actividad, ¡no necesitas justificar esta “auto-alimentación” cuando estás satisfaciendo las dobles demandas de los múltiples!

Muchos padres de múltiples dicen que sus mejores recursos son la flexibilidad, el humor, la resistencia y, una vez más, la capacidad de pedir ayuda. El apoyo de amigos, familia, grupos de juego, niñeras o servicios de la comunidad puede ser un salvavidas emocional, así como una fuente de alivio físico. A menudo, hablando con otros padres de gemelos, ya sea de manera informal o en un grupo de apoyo, proporciona alivio emocional y una oportunidad para el intercambio de consejos útiles. Incluso aunque los problemas difieran de una familia a otra, es reconfortante saber que no estás solo.

Las presiones del medio ambiente

Aunque el estrés ambiental en la crianza de múltiples puede ser menos evidente que el estrés físico, también se cobra su peaje. La llegada de un nuevo bebé a menudo se traduce en un menor espacio vital, aumento del ruido e interrupciones constantes. Pues añade a este estrés por la crianza de un hijo la llegada de gemelos o más, especialmente si hay otros hermanos pequeños cercanos en edad, y podrás ver cómo los padres pueden sentirse atrapados.

Afortunadamente, muchos de estos factores de estrés son controlables. Puedes reducir las interrupciones desconectando el teléfono o usando un contestador automático durante las comidas y las siestas. Limita el tiempo de TV o pon la tele en otra habitación si lo encuentras irritante, no te sobreexpongas a las crisis mundiales cuando estás en medio de la tuya propia. Pero escoge un rato para ti misma, para enterarte de lo que pasa fuera de tu casa, y así no te sentirás completamente aislada.

Controlar algunas cosas de tu hogar puede evitar desastres futuros. Cuando los niños están ahí, ese cable de teléfono colgando, una plancha “abandonada”, objetos afilados y cosas que se pueden derramar son invitaciones a los accidentes y, en consecuencia, al estrés. Una forma de minimizar los riesgos de este tipo es acostumbrarse a de terminar una tarea antes de comenzar otra. En resumen, mediante el control de algunos de los factores de estrés potencial, aumentarás tu sensación de bienestar y tu confianza para otros desafíos.

Las cargas económicas

Las presiones financieras complican aún más la vida de los padres de múltiples, ¡dos o más bebés claramente no pueden ser tan baratos como uno. Los padres pueden ahorrar, sin embargo, haciendo que los gemelos compartan cosas tan grandes como la cuna durante los primeros meses, comprar ropa y otras cosas de segunda o intercambiándolas con otras personas (“heredando” ropa de los primos, por ejemplo). Sin embargo, las cargas económicas no pueden ser completamente resueltas por los esfuerzos para economizar. Los padres todavía tienen que comprar muchas otras cosas. Además, el cuidado de dos niños es más caro y difícil de encontrar. Esto representa un problema especial para las mujeres a las que les gustaría continuar con su carrera. Aunque la familia puede necesitar desesperadamente un segundo sueldo, su potencial de ingresos apenas puede justificar los gastos, y también la necesitan desesperadamente en su casa. En una situación así, las mujeres experimentan un tremendo conflicto. Los padres deben ser sensibles a estas cuestiones cuando la doble carga de la maternidad hace que sus esposas se sientan como si estuvieran quedándose fuera de ambos mundos.

Las opciones prácticas de este problema son difíciles de conseguir, pero la planificación financiera real a veces puede revelar soluciones que alivian la preocupación. Un primer paso antes de decidir volver a trabajar es ponderar la ganancia contra todos los gastos, incluyendo el coste oculto de la tensión en los miembros de la familia.

Si las madres tienen trabajos remunerados, la distribución del trabajo doméstico y cuidado de los niños parece ser el mayor problema en la mayoría de los hogares. Una manera de hacer que ese trabajo infinito no remunerado sea más visible es hacer una lista diaria de todas las tareas del hogar, desde las compras hasta pasar la aspiradora, alimentar a los bebés y sacar al perro. Entonces, puede asignar tareas a cada miembro de la familia o puede dejarles elegir su propia tarea. Una lista de tareas proporciona un sentido de logro para todo el mundo, así como una distribución más igual de mano de obra.

Un reductor de estrés vital es conseguir el reconocimiento del trabajo realizado, independientemente de su naturaleza o si el papel de la familia son tradicionales o no tradicionales. Un simple “gracias por intentarlo” al padre de guardia esaa noche es y sienta mejor que la crítica, aun cuando tus bebés todavía estén llorando a las 3 am.

De hecho, el valorar los esfuerzos de cada uno y la sensibilidad a las necesidades del otro ayuda a que todos los otros tipos de estrés sean más soportables. A veces, por supuesto, incluso las mejores técnicas de control de estrés pueden parecer de poca utilidad. Como una madre agotada comentó: “¡Es un trabajo duro como para poder relajarse!” Por más que queramos, simplemente no existen fórmulas inmediatas para una perfecta paz mental. Pero el proceso de descubrir lo que funciona para ti y tu familia pueden transformar el estrés en la fuerza y el trauma en un triunfo.

Qué hacer y qué no hacer

Qué hacer

  1. Solicitar una consulta con un consejero para padres.
  2. Pedir ayuda a amigos, familiares, cuidadores, servicios sociales y otras familias con múltiples.
  3. Dormir siempre que puedas
  4. Comer bien
  5. Hacer ejercicio con regularidad. Intenta pasear, correr caminar, nadar, yoga, gimnasia, baile, o cualquier otra cosa que te guste
  6. Tómate un tiempo “sagrado” para tí mismo, al día o a la semana
  7. Mantén expectativas realistas y flexibles.
  8. Acaba una tarea antes de comenzar otras.
  9. Cree en ti mismo
Qué no hacer 

  1. Aislarte en tu casa.
  2. Depender de las drogas o el alcohol.
  3. Culparte a ti mismo o a tu pareja por los sentimientos de estrés.
  4. Intentar ser una supermamá, tratando de hacer frente a todo sola.
  5. Sacrificar diversión y disfrute por el bien de la eficiencia perfecta.
  6. Usar tu “tiempo sagrado” para hacer las tareas, recados o compras.
  7. Esperar que tus necesidades se resuelvan por arte de magia, sin preguntar.
  8. ¡Y no te rindas! 

Extraído de Twin services y traducido por Marisol

16 de octubre de 2010

Carros gemelares - Baby Trend

Llegamos a la marca 50 de carros gemelares. Y todavía quedan algunos más...

Baby Trend nos ofrece dos carros en línea dobles y uno triple, además de tres en paralelo.

El Sit-n-stand Plus es un carro en línea al que se le puede quitar el asiento posterior para que sirva para un hermano mayor, a modo de patinete. No se puede usar desde el nacimiento, ya que los asientos no se reclinan totalmente, si bien en el asiento delantero se puede acoplar un portabebé.

Baby Trend Sit-n-Stand Plus http://criandomultiples.blogspot.comBaby Trend Sit-n-Stand Plus http://criandomultiples.blogspot.com
Trae de serie las capotas, el cestillo inferior, la bandeja posavasos del manillar y la del niño. Admite un máximo de 18 kg. por niño.
Medidas: Ancho 53,5 cm. Largo 118 cm. Alto: 106,5 cm
Peso: 13,60 Kg.

El Sit-n-stand Double es un carro para usar desde el nacimiento, pues admite dos portabebés. También se le puede quitar el asiento posterior para que un niño vaya de pie como en un patinete o sentado mirando a su madre.

Baby Trend Triple Stroller http://criandomultiples.blogspot.com
Se pliega con una mano y, como el anterior, incluye las capotas y las bandejas de papis y niños.
Medidas: (ancho x largo x alto) 54,5 x 124,5 x 109 cm.
Peso: 14,75 kg.

El Triple Stroller es un carro triple, como su propio nombre indica. Es un tanque que pesa (sin niños) 19,5 kg. Incluye las mismas opciones que los anteriores.

Medidas:  (ancho x largo x alto) 52 x 166 x 101,5 cm.

En cuanto a carros en paralelo, los hay de cuatro ruedas, como el Navigator Jogger, que admite dos portabebés.
Trae de serie las capotas, las bandejas de padres e hijos, la cesta y la capota de lluvia.
Medidas: 101,5 x 116 x 109 cm.
Peso: 19,5 Kg. Para niños de hasta 22 kg. de peso.

El Expedition double Jogger tiene tres ruedas y no admite portabebés. Su uso está recomendado a partir de los seis meses.
Trae de serie las capotas y la cesta inferior.
Medidas: 80 x 116x4 x 106,5 cm .
Peso: 14,7 kg. Admite niños hasta 22 kg. de peso cada uno.

La segunda versión del Expedition Double jogger tiene una rueda más grande, pero tampoco se puede usar en recién nacidos.

Incluye una bandeja para papis, cestillo en la parte inferior y un práctico bolsillo en la capota con un reproductor MP3 incluído.
Medidas: 83,8 x 137 x 109,2.
Peso: 13,6 kg.

15 de octubre de 2010

Múltiples famosos: Las hermanas Olsen

Ellas, las únicas, las mas fashion, ¡las Olsen!

gemelas-olsen-criandomultiples.blogpot.co
Mary-Kate y Ashley Olsen empezaron su carrera profesional a los 9 meses apareciendo en series y anuncios, pero llegaron a la fama cuando aparecieron, durante ocho meses en la serie "Padres forzosos" dando vida entre las dos a la pequeña Michelle.

Después de esta serie no se quedaron estancadas en este papel y siguieron haciendo películas y series donde explotaban el hecho de ser múltiples. Chicas listas, decidieron también embarcarse en los negocios y con su empresa Dualstar (ropa, perfumes, maquillaje, merchandise de su imagen...) se han colocado en el puesto once de la lista de Forbes de las mujeres más ricas del mundo del espectáculo.

Por cierto, aunque son casi iguales no son gemelas sino mellizas o como les gusta decir a ellas "una pareja individual" ;)

14 de octubre de 2010

Pruebas durante el embarazo: curva de glucosa

El test de O'Sullivan o curva de glucosa es una de las pruebas con peor fama del embarazo. Se hace en el segundo trimestre, sobre la semana 24, si bien en gestantes de alto riesgo (las que presentan uno o más de los siguientes factores: edad igual o superior a 35 años, obesidad (IMC >30 Kg/m2), macrosomía en partos anteriores (>4 Kg), antecedentes personales de diabetes gestacional, alteraciones del metabolismo de la glucosa o antecedentes familiares de diabetes en primer grado) se recomienda una analítica en el primer trimestre, además de la del segundo.

Consiste en una analítica de sangre, hecha en ayunas, tras la cual la embarazada debe tomar 50 gr. de glucosa mezclada con agua y esperar pacientemente sentada durante una hora. Entonces se hará una segunda analítica. Si los resultados de la primera dan un resultado entre 85 y 125 mg/dl o los de la segunda analítica dan un nivel de glucosa superior a 140 mg/dl, habrá que hacer la curva larga. En este caso, el procedimiento es el mismo, pero con más glucosa (de 75 a 100 gr.), más largo (tres horas) y con más pinchazos (cuatro en total). Los resultados habrán de ser altos en dos de las pruebas para ser diagnosticada de diabetes gestacional. Si sólo uno de los resultados es alto, se procederá a repetir la curva larga al cabo de un mes.

test de o'sullivan curva de glucosa http://criandomultiples.blogspot.com
El diagrama está extraído de la web de Fisterra

13 de octubre de 2010

Lactancia materna con trillizos: experiencia de Puchi



"Hay que cuidarse muchiiiiiisimo, para que los campeones aguanten todo el tiempo posible en tu tripita. Mis peques pesaron 798, 795 y 820 gramos. Cuanto más grandotes sean mejor se cogerán al pecho, mejor estarán, por menos penurias pasaréis tú y ellos, en definitiva ¡¡COMO EN LA BARRIGOTA DE MAMÁ NO ESTÁN EN NINGÚN SITIO!!.

Yo fui inseparable de la dichosa maquinita muchos meses, pero gracias a ella pude darle el pecho a mis peques, no tanto como habría deseado, pero bueno... Al ser tan pequeños, lo único que yo podía hacer era hablarles tocarles y sacarme lo que yo llamaba de broma el oro líquido, durante los tres primeros días eso era desesperante, la primera vez unas veinte gotas, a las tres horas más o menos igual y así durante los tres o cuatro primeros días. Al dolor de tener a los peques pendientes de un hilo se le añadía el dolor de tetas o lolas (quien diga que no duele...) Pero eso no importa y es lo único que se podía hacer, en el hospital tiraron el calostro de los tres primeros días ¡como tenían parenteral y todavía no comían! las habría matado, pero poco a poco a poco los biberones se iban llenando, los pechos ya no dolían tanto y el estado de ánimo iba mejorando.

Desde el 8 de diciembre que nacieron las joyitas hasta que el 10 de Enero se me fue la leche (falleció uno de los bebes de una chica con la que me iba a comer, íbamos juntas a la sala donde nos sacábamos la leche, nuestros nenes iban siempre muy parejos, en definitiva una amiga...) Al ir una y otra vez a sacarme la leche y no salir nada me desesperé y me puse a llorar en cuanto cogí a mi niña en brazos, una enfermera que me vio se extrañó porque los niños estaban ya hacia tiempo fuera de la UCI y estaban bien, se lo conté y me dijo:
- Saca el pecho y ponte a la niña al pecho. 
- Pero si no tiene fuerza 
- Tú póntela. 
¡¡¡Cual fue mi sorpresa cuando agarró el pezón y no hizo nada más pero agarró el pezón!!! A las dos horas la volví a poner y los pinchazos en el pecho fueron increíbles, chupar no chupó pero volvió a agarrarlo y la leche empezó poco a poco a salir. Esto se convirtió en un sano vicio para mí, antes de cada bibe ponía a los peques al pecho. Hasta que un día la niña se enganchó y lo inmortalizamos con la cámara de fotos eso sí. en la opción vídeo.

Al principio no sacaban mucho, apenas pesaban un kilillo, pero poco a poco se notaba que chupaban más. Paradojas de la vida, el que en el hospital apenas lo quería porque era un tragoncete y se cansaba, luego ha sido el que más gustillo le sacó a la teta.

Sacando sacando llegué a conseguir sacar 1200cc de leche diarios que, religiosamente, todos los días dejaba en el hospital. Fui la más tonta del mundo, porque en varias ocasiones me la perdieron y luego, echando cuentas, si mis niños sólo tomaban 20cc cada dos horas un total de 720 al día ¿qué hacían con los 480 restantes??? Pues simple y llanamente los tiraban. Cuando me quise dar cuenta y me puse a echar cuentas empecé a apuntar todas las cantidades delante de ellas (todavía las tengo) pero los peques cada vez comían más y al final una toma era de leche maternizada.

Una vez en casa, todo es distinto, me hice una especie de planning, así todos tomaban el mismo número de veces, te pongo las iniciales, I&N en una toma N&R en otra toma R&I en la siguiente y así. Como mi teta productora era la izquierda, el que primero había estado en la izquierda luego se ponía en la derecha. En casa casi siempre estaba mi hermana, mi madre que viven en el mismo edificio o mi marido, por lo que no tenia problemas de que el tercero tuviera hambre y llorara, ya que a uno siempre le dábamos bibe, si tenia leche mía, leche en bibe y si no quedaba más remedio leche preparada.

En el trabajo me dejaron una sala en el botiquín con nevera compartida (allí dejaba mi leche junto a las vacunas del medico...) cada dos o tres horas me iba a sacar leche. I., que es el más tragoncete, se adueñó de las tetas: que tiene sueño y no se duerme Teta, que tiene hambre Teta, que llora y no se calla Teta, lo que en el hospital no quería, en casa se convirtió en su plato preferido. Pero llegó un momento en que en el trabajo cada vez me sacaba más distanciadamente por estar liada y decir "luego voy", en casa el agotamiento de las tomas cada tres horas día y noche y el empezar a fumar un cigarrillo de vez en cuando hizo que que la teta se convirtiera en algo ocasional. Este verano, agosto, en la playa se ha cogido una o dos veces, salir ya no salía mucho, un chorrillo mucho más denso y pegajoso que antes, pero como el fumar me pudo de nuevo, no quise que él también fumara y con todo el dolor del mundo así fue como se fueron destetando mis peques, la falta de constancia, el cansancio y el puñetero tabaco.

Estuvieron con el pecho y el bibe hasta mediados de Julio, al final era una especie de chupete sobre todo para I, llora teta, tiene hambre teta, tiene sueño y no se duerme teta, nacieron el 8 de diciembre pues unos siete u ocho meses.

Si de algo estoy segura es de que con perseverancia y más ayudas, la lactancia con trillizos es muy viable."

Muchas gracias Puchi por compartir tu experiencia con nosotras :)