Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

29 de abril de 2010

Ayudas por parto múltiple - Aragón

Las ayudas previstas por parto o adopción múltiple en Aragón son para partos o adopciones de trillizos o más, o bien para mellizos, cuando al menos uno de los menores presente una discapacidad igual o superior al 33 por 100. La cuantía de la ayuda será como máximo de 1.200€ anuales por cada niño, hasta los doce años, y dependerá de la renta per cápita de la familia. Si el parto o la adopción fuera de más de tres niños, la cuantía será aumentada siguiendo un porcentaje establecido en la ORDEN de 23 de noviembre de 2009, del Departamento de Servicios Sociales y Familia

Toda la información disponible se puede consultar en la web del Gobierno de Aragón, donde también está disponible la solicitud de la ayuda.

Carros gemelares - Easy walker

La marca holandesa Easy walker dispone de un carro gemelar, el Easy walker duo, que admite capazos y portabebés.

Dimensiones abierto: 85-116 x 76 x 109 cm. (el alto depende de cómo tengas puesto el manillar)
Dimensiones cerrado: 50 x 76 x 89 cm.
Peso: 17 kg.
El peso de los niños no debe superar los 30 kg (entre los dos)
Más información en Easywalker

Carros gemelares - Inglesina

Inglesina twin-swift es una silla de paseo gemelar.
Dimensiones abierta (ancho x alto x profundidad) 74 x 108 x 77
Dimensiones cerrada: 45 x 105 x 27.
Peso: 12,7 kg.
Más información en: Twin-swift

Inglesina también dispone del Domino-twin, un carro que admite capazos:
Dimensiones abierto: 64 x 102 x 128 cm.
Dimensiones cerrado (con ruedas): 64 x 42 x 94 cm.
Peso: 15 Kg.
Más información en: Domino-twin

Y, por último, cuenta con una silla para trillizos, la Domino trio



Dimensiones abierta: 64 x 102 x 134,5 cm.
Dimensiones cerrada: 64 x 42 x 106 cm.
Peso: 15 kg.
Más información en: Domino trio

Derechos del niño hospitalizado


a) Derecho del niño a que no se le hospitalice sino en el caso de que no pueda recibir los cuidados necesarios en su casa o en un ambulatorio y si se coordina oportunamente, con el fin de que la hospitalización sea lo más breve y rápida posible;
b) Derecho del niño a la hospitalización diurna, sin que ello suponga una carga económica adicional a los padres;

c) Derecho a estar acompañado de sus padres o de la persona que los sustituya, el máximo tiempo posible, durante su permanencia en el hospital, no como espectadores pasivos sino como elementos activos de la vida hospitalaria, sin que eso comporte costes adicionales; el ejercicio de este derecho no debe perjudicar en modo alguno ni obstaculizar la aplicación de los tratamientos a los que hay que someter al niño.

a') Derecho del niño a recibir una información adaptada a su edad, su desarrollo mental, su estado afectivo y psicológico, con respecto al conjunto del tratamiento médico: al que se le somete y a las perspectivas positivas que dicho tratarniento ofrece;

e) Derecho del niño a una recepción y seguimiento individuales, destinándose en la medida de lo posible los mismos enfermeros y auxiliares para dicha recepción y los cuidados necesarios;

f) El derecho a negarse (por boca de sus padres o de la persona que los sustituya) como sujetos de investigación y a rechazar cualquier cuidado o examen cuyo propósito primordial sea educativo o informativo y no terapéutico;

g) Derecho de sus padres o de la persona que los sustituya a recibir todas las informaciones relativas a la enfermedad y  al bienestar del niño, siempre y cuando el derecho fundamental de éste al respecto de su intimidad no se vea afectado por ello;

h) Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a expresar su conformidad con los tratamientos que se aplican al niño;

i) Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a una recepción adecuada y a su seguimiento psicosocial a cargo de personal con formación especializada;

j) Derecho a no ser sometido a experiencias farmacológicas o terapéuticas. Sólo los padres o .la persona que los sustituya, debidamente advertidos de los riesgos y de las ventajas de estos tratamientos, tendrán la posibilidad de conceder su autorización así como de retirarla;

k) Derecho del niño hospitalizado, cuando está sometido a experimentación terapéutica, a estar protegido por la Declaración de Helsinki de la Asamblea Médica Mundial y sus subsiguientes actualizaciones;

I) Derecho a no recibir tratamientos médicos inútiles y a no soportar sufrimientos físicos y morales que puedan evitarse;

m) Derecho (y medios) de contactar con sus padres o con la persona que los sustituya en momentos de tensión;

n) Derecho a ser tratado con tacto, educación y comprensión y a que se respete su intimidad;

o) Derecho a recibir, durante su permanencia en el hospital, los cuidados prodigados por un personal cualificado, que conozca perfectamente las necesidades de cada grupo de edad, tanto en el plano físico como en el afectivo;

p) Derecho a ser hospitalizado junto .a otros niños, evitando todo lo posible su hospitalización entre adultos;

q) Derecho a disponer de locales amueblados y equipados, de modo que respondan a sus necesidades en materia de cuidados, de educación y de juegos así como a las normas oficiales de seguridad;

r) Derecho a proseguir su formación escolar durante su permanencia en el hospital, y a beneficiarse de las enseñanzas de los maestros y del material didáctico que las autoridades escolares pongan a su disposición, en particular en el caso de una hospitalización prolongada, con la condición de que dicha actividad no cause perjuicios a su bienestar y10 no obstaculice los tratamientos que se siguen;

s) Derecho a disponer, durante su permanencia en el hospital, de juguetes adecuados a su edad, de libros y medios audiovisuales;

t) Derecho a poder recibir estudios en caso de hospitalización parcial (hospitalización diurna) o de convalecencia en su propio domicilio;

u) Derecho a la seguridad de recibir los cuidados que necesita, incluso en el caso de que fuese necesaria la intervención de la justicia, si los padres o la persona que los sustituya se los niegan por razones religiosas, de retraso cultural, de perjuicios, o no están en condiciones de dar los pasos oportunos para hacer frente a la urgencia;

v) Derecho del niño a la necesaria ayuda económica y moral, así como psicosocial; para ser sometido a exámenes y/o tratamientos que deban efectuarse necesariamente en el extranjero;

w) Derecho de los padres o de la persona que los sustituya a pedir la aplicación de la presente Carta en el caso de que el niño tenga necesidad de hospitalización o de examen médico en países que no forman parte de la Comunidad Europea;

28 de abril de 2010

Carros gemelares - BBY

BBY dispone de un carro gemelar en paralelo, el We are

Características:
  • Chasis de aluminio. 
  • Respaldos individuales de cada silla 
  • Protectores en arnés 
  • Doble cesta portaobjetos 
  • Doble toldo
  • Manillar foam ergonómico
  • Arnés con 5 puntos de ajuste
  • Freno en todas las ruedas traseras.

El burn-out de madres múltiples


¿QUÉ ES EL BURNOUT?

Es el estado máximo de cansancio emocional. La madre se siente hipersaturada cuando ha estado fuera de balance por mucho tiempo. Tanta energía que ha dado de sí misma que ha llegado al punto en que se siente que ya no tiene más que poder dar. Pero su bebé la sigue necesitando y tiene que seguir sobre levando la situación La madre empieza a sentirse infeliz, enojada y sobre todo cansada. Se cuestiona su habilidad para cuidar a su bebé y se condena por no disfrutar la maternidad.

Las mujeres que están altamente motivadas para ser buenas madres son las que tienen más riesgo de llegar a "quemarse". La pareja tiene que enfrentar y aceptar el proceso de la maternidad y paternidad, trabajar duro para poder seguir adelante en vez de saturarse y lamentarse. Se cree que esta crisis es una cuestión de planificación del tiempo y del descanso así como del cuidado de la madre

CAUSAS

El burnout es común en situaciones donde las familias tienen bebés múltiples, prematuros, con alguna necesidad especial o un bebé demandante que agota la energía de los padres y los recursos que ellos necesitan para seguir adelante.

Varios factores son lo que pueden desencadenar el desequilibrio en los padres: el estrés que provoca el numero de bebés que deben cuidar, un bebé demandante, un ambiente que no ayude, las metas personales de los padres, presiones externas…

Otros factores que pueden desencadenar el estrés en las madres de múltiples
durante el embarazo o post-parto son:

- el hecho de no tener una pareja estable
- ser madre soltera
- un embarazo no deseado
- separación o divorcio de la pareja
- reciente cambio de casa o trabajo
- inestabilidad laboral
- desolación cultural o geográfica por lejanía
- enfermedad crónica en la familia o pariente
- una muerte reciente
- desempleo
- Problemas económicos
- Poca participación del padre

Miedos de la madre como:
- Miedo a engordar demasiado
- Miedo al embarazo múltiple
- Miedo a un embarazo complicado
- Miedo a un aborto
- Miedo a un parto difícil
- Miedo a la maternidad.

Las madres actuales esperan hacer todo muy bien y convertirse en supermujeres y supermadres. A la vez, es así es como pueden comenzar los problemas de saturación personal y física.
Aprender a ser madre a veces suele ser más complicado de lo que se cree, por lo que nos convertimos en madres a tiempo completo. Se puede observar en los casos de cuando se plasman muchas demandas en la madre, con más cosas para hacer, más responsabilidades y menos tiempo para cuidarse de ella es cuando está en peligro de hipersaturarse o hiperestresarse.

Sentirse cansado es inevitable cuando se es nuevo padre y habrá días en que uno se sienta como quererse escapar de la maternidad o paternidad.

CONSEJOS PARA PREVENIR EL BURNOUT.

-Se sugiere a los padres tomar algún cursillo relacionado con el embarazo, parto o cómo ser buenos padres, etc. También el informarse con lecturas relacionadas con bebés, padres, nacimiento, lactancia, etc. Así se familiarizan más con los términos y conocen más acerca del vínculo parental. El simple hecho de separarse del bebé después del parto o tener que lidiar con la lactancia materna son factores que afectan a la madre y puede desatar estrés y posteriormente una hipersaturación.

-Otra de las cosas que ayuda a las madres es el hecho de evitar los comentarios negativos por parte de familiares, amistades, vecinos. Mucha gente tiende a decir cómo ser buena madre con los hijos y con su insistencia, comentarios u observaciones de que se están haciendo mal las cosas lo que provocan es minimizar la seguridad maternal. La madre con su intuición es la única experta que puede cuidar de su bebé.

-Otra sugerencia es involucrar al papá. Algunos empiezan desde el inicio y otros van tomando seguridad con la experiencia diaria. Seria ideal que la madre empezara explicándole al papá cuales son sus nuevas necesidades. Si la nueva mamá tiene dificultades preguntando a su marido es necesario buscar ayuda de alguna consejera familiar, psicóloga, partera, etc.
Algunas madres tienen depresión postparto y tal vez tengan problemas de comunicación con su pareja. Tanto el padre como la madre deben unirse y trabajar juntos conociendo al bebé y las necesidades familiares. Con la existencia de ciertas dificultades en la pareja al nacer el bebé es probable que la madre se sature y el matrimonio se vea afectado y la relación del bebé con sus padres esté en riesgo.

-Minimizar las presiones externas. El aprender cómo cuidar y cómo responder al bebé es un gran proyecto. El primer año de vida del bebé no es el momento adecuado para hacer cambios bruscos como por ejemplo: remodelar la casa, mudarse, cambiar de trabajo o país, tener problemas económicos, alguna enfermedad en la familia, vivenciar algún trauma o cualquier cosa que desencadene estrés.
Lo ideal sería reducir el nivel de stress lo más que se pueda y solo así la energía de la madre podrá canalizarse directamente a su bebé.

-Hacer una lista de prioridades. Sobre todo después de tener un mal día o cuando se presentan varias necesidades al mismo tiempo. Se recomiendan algunas PAUTAS PRÀCTICAS:
- Da prioridad a la gente antes que las cosas. El bebé necesita estar cómodo. La madre necesita un momento de relajación y tranquilidad. El padre necesita alguien con quien hablar. Así, para las cosas banales de la casa hay que ser práctico y sacar la rutina poco a poco.
- Escribe una lista de prioridades por orden de importancia. Tal vez algunas necesidades de la casa pueden ser resueltas por otras personas como por el esposo, abuelos, hermanos, amigos o hasta vecinos.
- Anota tareas manejables, no trabajos imposibles de realizar o que requieran mucho esfuerzo.
- Aprende a decir no: el tener un bebé es el perfecto pretexto para aplazar los compromisos, citas familiares o reuniones con amigos. Si es necesario se pone un horario para las visitas a casa.
- Toma tiempo para ti todos los días: es un deber cuidarse a sí misma, así es que te mereces darte el tiempo necesario, atención y cuidado. Cuídate tú misma ya que tu eres muy importante para tu bebé.
- Pasea y continúa tu vida y rutina hasta donde sea posible y no te quedes atrapada en casa. Es importante que vayas lugares donde puedas conocer a otras nuevas mamás.
- Deja ir el perfeccionismo en tu vida. Muchos padres esperan ser los mejores padres y hacer todo perfectamente bien y eso es simplemente imposible. Nadie tiene el tipo de control para poder manejarse a si mismo y a la familia.
- Disfruta el momento. A pesar de los difíciles momentos que puede representar la maternidad como pueden ser las desveladas, madrugones, días difíciles y pesados. Piensa en los momentos agradables que puedes sentir junto a tu bebé y disfrútalos libremente en la intimidad familiar.
- Sal a dar un paseo, camina, que te dé el aire fresco en un parque.
- Disfruta una buena ducha o baño largo y relajado.
- Duerme y descansa cuando tu bebé lo haga, aprovecha.
- Busca algo para ti: no solo ir al supermercado, puedes ir a arreglarte el cabello o regalarte un masaje. Búscate algún pasatiempo.
- Disfruta de tu hobby favorito.
- Socialízate: busca a otras madres y tengan actividades juntas, ir al parque, comentar cosas de bebés y de nuevas madres.
- Sé optimista dentro de lo posible.
- Practica algún ejercicio físico fuera de casa.
- Busca compañía: amigas, familiares, vecinas, club de tu interés.
- Preocúpate por tu apariencia física; corte de pelo.
- Date un buen descanso sin ser interrumpida. A veces, el no hacer nada ayuda, o leer una revista a gusto.
- Organiza y planea tu día y semana, visita con médicos con el apoyo de tu pareja o familia.
- Vuelve a recobrar tu energía vital.

Es importante reconocer lo que no es tener una condición permanente de hipersaturación. Uno puede recuperarse de la hipersaturación y reciclar tu pasión por la maternidad. Si con esta experiencia aprendes a conocerte y observarte a ti misma puedes ver tu vida de diferente manera y evitar caer en la hipersaturación de nuevo.
Una cosa que puede orientar a las madres es tener una apreciación real de lo que sería verse en su nueva vida con un bebé, esto es un buen comienzo en el proceso de recuperarse de la hipersaturación y estrés extremo.
Teniendo en cuenta que los bebés son impredecibles, puedes olvidarte de dormir como siempre o hacer planes para las noches ya que los bebés múltiples o prematuros en general necesitan muchos cuidados.
Lo óptimo sería que te enfocaras totalmente en tu bebé, conocer lo que le guste. Nuestro trabajo como madres es responder nosotras a las necesidades del bebé y sobre todo identificar nuestras propias necesidades para satisfacerlas y no caer de nuevo en la saturación.
Así como los bebés y múltiples tienen diferente temperamento, también las madres tienen diferentes personalidades.
Se sugiere a las madres relajarse, tomarse las cosas con calma, organizarse todo lo más practico posible y tratar de llevar todo de la manera mas fácil posible con flexibilidad y paciencia.
No te presiones a ti misma. Recuerda que tú eres la única persona que tu bebé conoce y tú eres exactamente la madre que tu bebé necesita. Puedes dejar de ser una persona hipersaturada y puedes volver a ser una madre afectuosa y feliz.
Espero que todos estos puntos ayuden a las madres de múltiples y puedan disfrutar plenamente de una maternidad tan especial.
La mayor satisfacción que puede tener una madre es ver a sus hijos crecer sanos y disfrutar de ellos.

Extraído de la web del Doctor Sears

Las rabietas. Artículo de Rosa Jové

LAS RABIETAS:
Quiéreme cuando menos me lo merezca, porque será cuando más lo necesite


Qué es una rabieta: Cuando nacemos, el principal plan que tiene la naturaleza con nosotros es que podamos sobrevivir. Para ello nos "apega" con las personas que nos cuidan, ya que está comprobado que teniendo a un cuidador cerca vivimos más (recordad que somos una especie muy incompletita cuando nacemos). Por eso es tan importante que los bebés nos reclamen cuando no estamos cerca y por ello es tan importante que nosotros intentemos satisfacer sus necesidades más importantes (alimento, sueño, higiene, contacto.), solo así se crea un apego seguro entre el niño y sus padres: el niño se da cuenta que tiene personas que le quieren y que le van a cuidar pase lo que pase, y por eso será un niño feliz.

Es importante durante los primeros años de la vida de un niño dejarle bien clarito que "siempre" estaremos con él, que "siempre" le querremos y le cuidaremos, aunque a veces no nos guste "exactamente" lo que hace. Eso es la base de una personalidad segura, independiente y con una autoestima capaz de soportar altibajos y adversidades. Alrededor de los dos años (puede variar según el niño) la supervivencia del niño está ya más garantizada (se desplaza solo, puede comer casi de todo y con sus propias manos, es autónomo en sus actos más vitales ..) y la naturaleza (¡qué sabia que es!) tiene otro plan para nosotros: si al principio era "apegarnos" para sobrevivir, ahora nos prepara para la independencia (pensad que sin independencia no crearíamos una familia propia, y eso es básico para el plan reproductor de la naturaleza). La independencia y autonomía es un largo camino que se va adquiriendo con la edad y a estas edades empezamos de una forma muy rudimentaria. ¿Cómo hace el niño para manifestar su independencia? Pues dada su edad es una estrategia muy simple: consiste solamente en negar al otro. Su palabra más utilizada es el "no" y es fácil de entender porque, negando al otro, empieza a expresar lo que él "no es" porque aún no sabe realmente lo que "es".Intento explicarme mejor: ¿Cómo se yo (niño) que soy otro y puedo hacer cosas diferentes a mis padres? ¡Pues llevándoles la contraria! Puede que aún no tenga claro lo que voy a ser pero así sé lo que no soy: yo no soy mis padres, por lo tanto ¡soy otro!

El único problema para los niños, es que les conlleva un conflicto emocional importante porque como los padres no entienden lo que pasa y normalmente se enfadan con ellos, los niños notan que se están enfrentando a los seres que más quieren y eso les provoca una ambivalencia de sentimientos. Eso, nada y más y nada menos son las famosas rabietas: una lucha interior entre lo que debo hacer por naturaleza y una incomprensión de mis padres hacia tales actos que me provocan unos sentimientos ambivalentes y negativos. Esa ofuscación entre querer una cosa, no entender lo que pasa y el rechazo paterno, es la fuente de la mayoría de las rabietas. Por eso lo mejor es dejarle claro que haga lo que haga siempre le queremos y le comprendemos, aunque a veces no estemos de acuerdo. Muchos padres viven esta etapa con mucha ansiedad porque piensan que es una forma que tienen sus hijos de rebeldía, tomarles el pelo y desobediencia. Nada más lejos. En estas conductas del niño no hay ningún sentido de "ponernos aprueba" ni hay ningún juego de poder entre medio (bueno a veces los padres sí que se lo toman como tal, pero el niño nunca pretende "desafiar" al adulto, solo hacer cosas diferentes a sus padres). Si el niño lleva la contraria a sus padres es para comunicarles algo muy importante: "¿lo ves?, me hago mayor. ¡Yo no soy tú! Puedo querer, desear y hacer cosas que tu no quieres".


¿Qué hacemos ante una rabieta? La mejor manera de superar las rabietas la resumo en cinco puntos

  1. Comprendiendo que el niño no pretende tomarnos el pelo. Esta simple convicción hará que seamos más flexibles con ellos (y por lo tanto se evitan muchos conflictos). Solamente pretende mostrarnos su identidad diferenciada.
  2. Dejando que pueda hacer aquello que quiere. "¿Y si es peligroso o nocivo?" -me preguntareis-. Evidentemente lo primero es salvaguardar la vida humana, pero los niños raramente piden cosas nocivas, ¿saben lo más peligroso que me pidieron mis hijos cuando eran pequeños? ¡Ir sin atar en la sillita del coche!. Evidentemente les dije que no, y no arrancamos hasta que estuvieron convencidos, pero no me han pedido nunca nada tan peligroso. Bueno, una vez mi hijo mayor cogió una pequeña rabieta porque quería un cuchillo "jamonero", pero la culpa era más mía por dejar a su vista (y alcance) un cuchillo de tales dimensiones, que él por pedirlo. ¿No? El hecho de que quieran llevar una ropa diferente a la que nosotros queremos puede que atente contra el buen gusto, pero raramente atentará contra la vida humana. Lo mismo pasa con alguna golosina o con otras cosas. Si usted es un padre que vigila que el entorno de su hijo sea seguro, es difícil que pueda pedir o tocar algo nocivo para él. El hecho de el niño pueda experimentar el resultado de sus acciones sin notar el rechazo paterno hará que no se sienta mal ni ambivalente (y, de paso, evitamos la rabieta).
  3. Evitando tentaciones. Los comerciantes saben perfectamente que los niños piden cosas que les gustan (por eso en los grandes supermercados suelen poner chucherías en las líneas de caja) ¿Acaso pensaba que el suyo es el único niño que montaba en cólera por una chuchería? Si su hijo es de los que pide juguetes cuando los ve expuestos o chucherías si las tiene delante ¿Qué espera?. Intente evitar esos momentos (no se lo lleve de compras a una juguetería o intente buscar una caja donde hacer cola que no tenga expositor de juguetes ni dulces) o pacte con él una solución ("Cariño vamos al super. Mamá no puede estar comprando cada día chuches porque no son buenas para tu barriguita, así que solo eligiremos una cosita"). Si los mayores nos rendimos muchas veces a una tentación (el que esté libre de pecado que tire la primera piedra) ¿Por qué pensamos que un niño puede contenerse más que nosotros?
  4. Podemos expresar nuestra disconformidad, pero no atacamos la personalidad del niño o valoramos negativamente su conducta. Es decir, mi hijo no es más bueno o malo porque ha hecho una cosa bien o no. Mi hijo siempre es bueno, aunque a veces yo no le entienda o no me guste lo que ha hecho. En este sentido vean este diálogo: Mamá: Cariño ha venido tía Marta. Ve a darle un beso. Niño: No quiero, mamá: ¿Cómo que no quieres? Esto está mal. ¡Eres un niño malo! Tía Marta te quiere mucho y tú no la quieres. Mamá no te querrá tampoco. A partir de aquí puede haber dos opciones o el niño monta una pataleta del tipo: ¡eres tonta y tía Marta también! Y ya la tenemos liada. O bien, ante la idea de perder el amor de su madre, va y le da un beso a tía Marta, a lo que su madre responde: "¡Que bien! Así me gusta ¡Qué bueno eres!" con lo que el niño aprende que es bueno cuando no se porta como él siente y que solo obra bien cuando hace lo único que quiere su madre. Es decir: se nos quiere cuando disfrazamos nuestros sentimientos. Ninguna de las dos soluciones es correcta porque en ningún momento hemos evitado atacar la personalidad del niño (eres malo) y hemos valorado su conducta (esto esta mal o esto está bien). Si en lugar de ello hubiéramos entendido sus emociones, a pesar de mostrar nuestra disconformidad, el resultado podría haber sido: Mamá: cariño ha venido tía Marta. Ve a darle un beso. Niño: No quiero. Mamá: Vaya, parece que no te apetece dar un beso a la tía marta. (Reconocemos sus sentimientos) Niño: sí. Mamá: Cuando las personas van de visita a casa de otra se les da un beso de bienvenida, aunque en ese momento no se tengan muchas ganas ¿lo sabías? Niño: No. (Y si dice que sí, es lo mismo). Mamá: ¿vamos pues a darle un beso de bienvenida a tía Marta? Normalmente a estas alturas el niño (que ha visto que le han entendido y que no le han valorado negativamente) suele contestar que sí. En el hipotético caso de que siga con su negativa podemos mostrar nuestra disconformidad: Mamá: El hecho de que no se lo des me disgusta, porque en esta casa intentamos que la gente se sienta bien. ¿Qué podemos hacer para que tía Marta se sienta bien sin tu beso? (a lo mejor tía Marta es una barbuda de mucho cuidado y a su hijo no le apetece darle un beso, pero eso no implica que quiera que se sienta ofendida). Niño: le diré hola y le tiro un beso. Mamá: Me parece que has encontrado una solución que nos va a gustar a todos. ¡Vamos!
  5. Las rabietas se pasan con la edad. Es decir, llega un día en que el niño adquiere un lenguaje que le permite explicarse mejor que a través del llanto y las pataletas. También llega un día en que sabe lo que "es" y "quiere" y lo pide sin llevar la contraria a nadie. Llega un momento en que, si no hemos impedido sus manifestaciones autónomas y de autoafirmación, tenemos un hijo autónomo, que sabe pedir adecuadamente lo que quiere porque ha aprendido que nunca le hace falta pedirlo mal si su petición es razonable. ¿Cómo hacer que llegue antes este momento en que finalizan las rabietas? Por una parte hemos de procurar que en la etapa anterior (la del apego que explicábamos al principio) el niño esté correctamente apegado: un niño inseguro tardará más en pasar esta etapa de independencia. Así que si quiere que su hijo sea autónomo, mímele todo lo que pueda cuando sea pequeño. Para adquirir la independencia se necesita seguridad y la seguridad se adquiere con un buen apego. Una vez haya llegado a la etapa de las rabietas, hemos de intentar que se solucionen cuanto antes. Nada de esto se dará si coartamos su deseo de separarse de nosotros, ya que lo único que se obtiene "intentando" que no se salga con la suya es un niño sumiso o rebelde (depende del tipo y grado de disciplina o autoridad empleada). Normalmente si les "ignoramos" suelen volverse más sumisos y dependientes (otro día os explico los mecanismos psicológicos de ignorar conductas), aunque lo que vemos es un niño que se doblega y "parece" que mejore en sus rabietas. Pero la causa que provoca esa rabieta sigue en él y se manifestará de otra forma (ahora o en la adolescencia). Sé que es difícil acordarse de todo ante una rabieta infantil. Sé que es difícil razonar cuando estamos a punto de perder la razón. Sé que es difícil, y por eso, ante la duda de no saber como actuar, intente querer a su hijo al máximo porque él lo estará necesitando, ya que las rabietas también hacen sentirse mal a los niños.

Quiéreme cuando menos me lo merezca porque será cuando más lo necesite" o lo que es lo mismo: "intenta ponerte en mi lugar porque yo también lo estoy pasando mal".

Guía "Cuídame" del Gobierno de Aragón

Aquí dejamos la guía "Cuídame" para padres y madres, editada por el Gobierno de Aragón, donde se dan consejos e información sobre el postparto, la lactancia, la salud del bebé, la alimentación complementaria... Es bastante completa y muy respetuosa con la crianza natural.
GUIA "CUIDAME"

26 de abril de 2010

Carros gemelares - Jané

Jané dispone de dos carros gemelares, el power twin y el twin-two.
El power twin tiene tres ruedas, freno de mano, una gran cesta debajo. No admite capazos, pero sí portabebés. Los asientos son reclinables, aunque el delantero no se reclina del todo hacia atrás. Pesa 11,7 kilos y sus medidas abierto son: 102 x 64 x 120 cm. Cerrado mide 96 x 60 x 49 cm. 

El twin two tiene cuatro ruedas, admite capazos matrix-light (que se transforman en portabebés). Peso: 10 kg. Medidas abierto: 102 x 64 x 120 cm. Medidas cerrado: 111 x 64 x 45 cm.


Puedes consultar más en la web de Jané

Programa de gratuidad de libros de texto - Andalucía

La Junta de Andalucía tiene un programa de gratuidad de libros de texto para los niños escolarizados en educación obligatoria en centros públicos. 
Toda la información sobre esta ayuda se encuentra en la web de la Junta de Andalucía

Ayudas por parto múltiple - Andalucía

Los requisitos exigidos son los siguientes:

Que los solicitantes ostenten la guarda de los y las menores como titulares de la patria potestad o de un acogimiento permanente o preadoptivo y que los ingresos de la unidad familiar no superen en cómputo anual los límites establecidos en el Decreto 137/2002 de 30 de abril, que son los siguientes:

* Familias de 1 miembro : 3 veces el salario mínimo interprofesional (SMI).
* Familias de 2 miembros: 4,8 veces el SMI
* Familias de 3 miembros: 6 veces el SMI

A partir del tercero, se añadirá 1 SMI por cada nuevo miembro de la unidad familiar.

Se abonarán en un pago único de carácter anual, durante los tres años posteriores al nacimiento o a la constitución de la adopción o acogimiento familiar permanente o preadoptivo en la siguiente cuantía:

* 1200 euros en el caso de parto de dos hijos o hijas.
* 2400 euros en el caso de parto de tres hijos o hijas.
* 3600 euros en el caso de parto de cuatro hijos o hijas.
* 4800 euros en el caso de parto de cinco o más hijos o hijas.


La solicitud podrá presentarse en el plazo de un año desde que tenga lugar el nacimiento, la adopción o el acogimiento familiar permanente o preadoptivo en las Delegaciones Provinciales de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social.

Se puede consultar la Orden que regula esta ayuda.
 Puedes descargar la solicitud

Cómo actuar ante accidentes infantiles

 Nunca está de más saber qué hacer si nuestros hijos tienen un accidente.
 

23 de abril de 2010

Las peleas entre gemelos y trillizos de corta edad

peleas entre mellizos Zipi Zape criandomultiples.blogspot.com

Muchos padres de multillizos me consultan sobre este tema. Así que aquí os ofrezco un artículo dedicado a ello con pautas para su convivencia que se mueve entre el amor y el desamor.
Los niños nacidos en un parto múltiple tienen una relación especial. Sin duda, conocen muchos momentos de gran cooperación y amistad en los que se apoyan y se ayudan. La siguiente historia de una monitora de natación lo demuestra:
“En mi grupo había mellizos, Joan y Marti de 3 años. Joan aprendió rápidamente a nadar, pero a su hermano le costó. Un día les mandé a todo el grupo a nadar de un lado de la piscina al otro. Joan era uno de los primeros en llegar. Una vez al otro lado se giró y buscó con su mirada al hermano. Este aún estaba al principio; lloraba y no se atrevía a empezar la travesía. Joan no se lo pensó; volvió otra vez y se puso de lado de su hermano. Lo empujó literalmente al otro lado, hablándole todo el tiempo. Aquel gesto de solidaridad me enterneció”.
Los estudios también apuntan que los hijos de un parto múltiple dan muestran de mayor madurez social. Por ello reaccionan cuando sus hermanos se sienten inquietos y les ayudan. Hacen lo mismo cuando algún otro niño se siente triste o necesita ayuda. Mientras los no gemelos siguen sus juegos sin percibir el dolor ajeno, ellos se muestran solidarios y recurren al niño en apuros. Los gemelos demuestran ya desde los dos años un grado de empatía sorprendente.
También es cierto que las peleas forman una parte inherente a esta convivencia. Suelen ser frecuentes –algunos días casi continuas- por el hecho de compartir tanto tiempo juntos y estar tan unidos. También suelen ser vehementes, más que las peleas entre hermanos de distintas edades. El niño de dos años no tiene aún una noción clara del dolor que puede causar al otro. Si éste tiene algo entre manos que él desea en este momento, se lo arrebata a la fuerza sin más. Para él solo existe en este momento este juguete. Por este motivo es capaz de tirarle del triciclo, cuando a él le apetece subir. No es consciente de su acto; en ello influye la madurez cerebral. Los estudios sobre los niños con el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) han puesto de relieve que la impulsividad del niño pequeño tiene una causa biológica; el cerebro de un niño de 2 años no está desarrollado de tal forma que pueda controlarse. A los 4 años el cerebro ya es mucho más maduro y el niño irá controlando cada vez más sus impulsos, su agresividad y otros
sentimientos (en los niños con TDAH este proceso de maduración está afectado).
Una madre me consultó sobre la conducta de sus gemelos monozigóticos de 2 años: “Los dos se pegan mucho y también a cualquier niño con los que se encuentren. Es realmente horrible, porque apenas me atrevo a llevarles al parque. El otro día estuvimos en una reunión de nuestra asociación de múltiples; éramos bastantes adultos con gemelos, trillizos y más. Tuve que salir antes porque los chicos pegaban y mordían cada dos por tres”.
¿Qué se puede hacer en este caso? En primer lugar hay que tener presente que los niños no lo hacen por maldad. Apenas conocen el sentido del “yo” ni del otro. Podemos decir que su forma de relacionarse es aún algo ‘torpe’ y no deseada, pero nada más. Quizás se sintieran también algo desbordados por la presencia de tantos niños y adultos. A medida que maduren, aprenderán a relacionarse con los niños de otra manera. En esta situación la decisión de estar poco tiempo en la reunión fue acertada. Sin duda, en la próxima reunión
que se celebrará al cabo de 6 meses, la madre podrá quedarse ya más tiempo. La sociabilidad también se aprende con el tiempo. 
Las peleas son para los padres de partos múltiples un punto difícil en la convivencia diaria. Quizás sirva de consuelo tener en mente que las peleas cumplen una función: los niños necesitan aprender a valerse por sí mismos y a defender lo suyo. El seno familiar es un excelente terreno para ir practicando estas habilidades. En realidad, las peleas son una preparación para la vida fuera del núcleo familiar. La compañía del hermano u hermanos enseña al niño a competir, defender lo suyo y a compartir. Pero, por supuesto, no sin riñas ni peleas.

SUGERENCIAS PARA MANEJAR LAS PELEAS:

• Enséñales desde pequeños una expresión para la palabra dolor, como por ejemplo ‘au’. Empléala cada vez cuando uno se haga daño y también cuando uno le cause dolor al otro. Esto les ayudará a ponerse en la piel del otro. Enséñales también a dar besos sobre la zona dolorida del otro.
• Si la pelea es muy vehemente y dura mucho tiempo, diles que ‘la sesión de juegos’ ha terminado. Prohibirles seguir jugando juntos es un castigo que impresiona. Por ello surte efecto. Además, el estar separados les sirve para calmarse.
• Cuando uno de los hijos pega mucho, dale un banco de madera, un tambor u otro juguete con lo que pueda dar rienda suelta a su agresividad. En caso de que el niño muerda mucho, conviene darle algo para morder, como un sonajero o un peluche de tela suave. Morder puede indicar una necesidad oral. Por lo tanto conviene no limitar aún el uso del biberón o chupete. Y explícale cada vez que haga daño al hermano, cómo se siente éste y que esto no está bien. Al ver su desaprobación, él mismo terminará asimilando el concepto del bien y del mal. Pero –advierto- es cuestión de ser constante y persistente, porque el niño pequeño solo aprende a base de repetición.
• Como los niños aún no disponen de palabras para expresar sus sentimientos, lo hacen mediante el lenguaje corporal: patadas, empujones, tirones de pelo, gritos o mordiscos. Por los estudios sabemos que morder es un hábito más frecuente entre los gemelos, trillizos, etc. que en otros niños. Es lógico porque su convivencia es más estrecha que la de otros hermanos. A parte de decirle una y otra vez que ‘esto duele y no se hace’, también hay otro truco eficaz: consuela al niño que ha sido mordido y envía el “agresor” al pasillo. El hecho de que su hermano acapara la atención de la mamá es un buen aliciente para dejar de morder.
• Controla tu propia conducta. Una de las mejores formas de enseñarles la ‘no violencia’ es demostrarles cómo te controlas tú. Si expresas tu enfado de una manera controlada (sin gritar ni pegar), tus hijos acabarán imitando tu ejemplo.
• Sepárales en el caso de que se hagan daño o uno domine al otro. Una vez tranquilos, pregúntales qué causó el problema. Muchas veces se pelean por tener el mismo juguete. Ofréceles ideas para solucionarlo, como hacer turnos para tenerlo. Algunas madres recurren al truco “del reloj de la cocina”: lo ponen a un intervalo de unos cinco minutos, y cuando suena, es señal de que le toca el turno al otro, al que se le conceden otros cinco minutos. Si notas que el problema sigue presente, esconde el juguete hasta que sepan compartirlo.
• Muchas veces no será posible saber quién de los niños empezó la pelea. En estos casos no sabrás a cuál de los dos hay que castigar. Se culpan el uno al otro. A veces forman un bloque contra la madre y ambos callan. En estos casos, puedes mandarlos a su cuarto con el mensaje de hablar acerca de lo que cada uno ha hecho. Muchas veces uno ya confiesa su culpa ¡antes de llegar a la habitación! Es el momento de averiguar qué pasó realmente.También surte efecto mandarlos juntos a su cuarto y permitirles volver a estar con la familia, únicamente cuando hayan hecho las paces.
• Evita tomar partido. Lo mejor que puedes hacer es mantenerse neutral en sus peleas. A fin de cuentas, cada niño tiene una parte de la culpa. En ocasiones da la sensación que siempre es el mismo niño quien empieza la pelea; sin embargo, de algún modo (invisible), el otro lo incita a comportarse así. Muchas veces el hecho de que cada uno pueda decir a la mamá lo que le hizo el otro, ya es suficiente para que vuelvan a jugar en armonía. ¡Hasta la siguiente disputa!
• A veces las peleas son tan frecuentes porque los niños pasan demasiado tiempo juntos. Emprende actividades con sólo uno de ellos, mientras el otro (u otros) se queda con el papá o algún familiar. O bien organiza que uno de ellos juegue en casa de un amiguito. 
• En ocasiones las peleas tienen su origen en alguna molestia física de uno de ellos, como estar a punto de coger la gripo. No se encuentra bien y lo “paga” con el hermano. Por esta razón, de repente no congenian en su juego y se pelean por todo. Llévales al parque para que jueguen y corran. Una escapada al parque siempre es un buen método para superar estos momentos difíciles.
• Los juguetes originan gran parte de sus peleas. Conviene tenerlos repetidos en cuanto a las piezas grandes. Por ejemplo: un arrastre, un carrito, un triciclo etc. para cada uno. Y otros pueden ser distintos, como un camión para uno, un tractor para el otro y un avión para el tercero. Esto les enseña a compartir. ¡ESTO ES MÍO! Cualquier niño debe aprender primero el sentido del ‘yo’ antes de poder compartir. El niño es, durante los primeros tres años de vida, muy posesivo. A todo lo llama ‘mío’, porque así va afianzando la sensación de la propia personalidad. Para él los juguetes son parte de este incipiente ‘yo’ y por ello le resulta difícil compartirlos. Dicho de otra forma: los juguetes le ayudan en la adquisición del ‘yo’. Seguramente oirás frecuentemente y en todos los tonos de voz las palabras ‘mío.., yo también…, yo primero…., ahora yo….’, señal de que tus hijos están aprendiendo el significado del ‘yo’. Este aprendizaje no es fácil para ellos, ya que el otro (u otros) están defendiendo continuamente lo suyo. Por este motivo las peleas son tan frecuentes. No obstante, gracias a la práctica diaria, los hijos nacidos de un parto múltiple aprenden a cooperar y esperar el turno antes que otros niños. Este dato se ha podido demostrar a través de estudios. Pero éstos han arrojado más datos interesantes, como por ejemplo que la cooperación entre los gemelos monozigóticos es mayor que en los dizigóticos. La Universidad Estatal de California investigó la cooperación entre ambos grupos, mientras completaban un puzzle. Los mellizos dividían las piezas en dos montones y cada uno trabajaba por su cuenta. Los gemelos juntaban todas las piezas y trabajaban en equipo. Los primeros tenían más disputas como consecuencia de tener dos montones distintos de piececitas, mientras que los gemelos trabajaban en mayor armonía. También muy difícil de compartir es para ellos la atención paterna. Cada uno la quiere exclusivamente para sí mismo, muchas veces sin ninguna concesión al otro u otros, como demuestran estos testimonios: 
‘Miguel y Leonardo, de 24 meses, no soportan ver que yo dé alguna muestra de afecto al otro. Inmediatamente se llenan de ira y van a agredir al hermano; le tiran del pelo y muerden. También se muestran muy celosos cuando mi marido y yo nos abrazamos. Enseguida se meten entre medio’.
‘Una de mis hijas –dizigóticas-es excesivamente celosa de la otra. Si la cojo en brazos, viene enseguida y no hace más que pegarla. Me resulta muy difícil, a veces la abrazo sólo cuando sé que la hermana no está atenta. Pero aun así parece tener una antena para captar estas muestras de afecto’.
‘Me encanta leer un cuento a mis gemelas, con ellas sentadas en mi regazo. Pero esto es imposible: nunca se conforman con el sitio que les ha tocado y se empujan continuamente. Así que ahora me tumbo y en esta postura no hay problemas. Es curioso, porque cuando su papá les lee, no tienen problemas para sentarse juntas en su regazo”.
Sugerencias:
• Ten presente que la situación para tus hijos es más complicada que para hijos que vienen solos. Pasan las mismas fases madurativas con necesidades emocionales parecidas simultáneamente. Un hijo mayor puede entender que el pequeño requiere atención extra, pero los hijos de partos múltiples no. Pasan la fase de ‘posesión’ al unísono. Entender esta situación te lo hará más llevadero. Este tipo de celos es, generalmente,  pasajero. A medida que maduran, los niños entienden que cada uno se merece atención de sus papás y que hay suficiente amor para todos.
Elsa, madre de trillizos, lo cuenta:
‘Ahora, con 4 años, puedo dar mimos a cada uno sin ningún problema. Cuando los otros me ven besando a su hermano o hermana, sonríen; me parece que se alegran por él o ella. Antes era impensable. Si daba un beso a uno, enseguida venían los otros dos a pedirme lo mismo’.

Fuente: ‘El Gran Libro de los Gemelos’ - Coks Feenstra

Dar el pecho a gemelos o trillizos

Dar el pecho a gemelos o trillizos es una cuestión de práctica. Hay muchas variables para colocar a nuestros hijos al pecho que juntas ayudan a evitar tapones de grasa. Variarlas es cuestión de la madre, quien adopta su fórmula personal.


Enfrentados o en forma de cruz:


Dar pecho gemelos enfrentados criandomultiples.blogspot.com
Dar pecho gemelos enfrentados criandomultiples.blogspot.com
Dar pecho gemelos enfrentados criandomultiples.blogspot.com 
(Fotos de la web de Karen Gromada)

Esta posición es una variante de la conocida como de acunar, y coloca a los niños enfrentados o cruzados. Se coloca a cada niño en un antebrazo, debajo de los cuales colocaremos unas almohadas que nos sirvan de refuerzo en el apoyo. Sus piernas se pueden cruzar o bien sus tripitas llegan a enfrentarse. Sin duda alguna éstas son dos de las más conocidas para amamantar a gemelos, aunque no permiten mucha movilidad.
Las almohadas son herramientas de gran utilidad en la lactancia de múltiples. Aportan comodidad y apoyo extra. Para evitar dolores musculares es necesario que estemos cómodas dando el pecho.


En paralelo


Dar pecho gemelos paralelo criandomultiples.blogspot.com

Dar pecho gemelos paralelo criandomultiples.blogspot.com


Esta posición combina poner a uno de los bebés en uno de nuestros antebrazos al modo de acunar y al otro bebé al estilo del balón de rugby. Es una posición que da mayor movilidad a la madre.
El bebé que está en la posición de rugby queda debajo de uno de los brazos de la madre.



Como dos balones de rugby



Dar pecho gemelos rugby criandomultiples.blogspot.com

Dar pecho gemelos rugby criandomultiples.blogspot.com
(Foto de la web de Karen Gromada)

Esta posición deja mucho margen de maniobra. Es una de las posturas más idóneas para madres que han sufrido una cesárea, tienen los pechos muy grandes o los bebés muy pequeños. Favorece una colocación y prendida mucho más fácil.


Tumbadas en la cama


Dar pecho gemelos tumbada criandomultiples.blogspot.com

 Dar el pecho tumbada no es algo a lo que tenga que renunciar la madre de múltiples que desea lactar a dos bebés al mismo tiempo. Con tres almohadones podemos resolver la papeleta muy bien. cabeza y brazos debern tener un buen apoyo. Puedes echar una cabezada si te apetece. Aseguran que es cómoda y no es tan aparatosa en la práctica como parece en la imagen. Es cuestión de probar.

Dar pecho gemelos tumbada criandomultiples.blogspot.com



Otras posturas


Hay tantas posturas como madres. 

Dar pecho gemelos otras posturas criandomultiples.blogspot.comDar pecho gemelos otras posturas criandomultiples.blogspot.com
Dar pecho gemelos otras posturas criandomultiples.blogspot.com



6 de abril de 2010

Carros gemelares: Phil & Teds

Nota criandomultiples.blogspot.com (enero 2012): Desde que publicamos esta entrada en abril del 2010, Phil & Teds han discontinuado el Sport, el Dash y el E3 introduciendo dos nuevos modelos Verve y Explorer. Hemos decidido actualizar esta entrada e incluir los modelos nuevos pero tembien dejar los desacatalogado ya que le podrian servir de referencia a algunos padres que pudieran comprar ese modelo de segunda mano. Para evitar confusiones hemos marcado las novedades como "**Novedad**" y los modelos que ya no se venden como "**Descatalogado**". Esperamos que os sea útil.


Phil&Teds dispone de uno de los gemelares más originales del mercado, el Sport Buggy Double, aunque parece no ser válido desde el nacimiento, puesto que uno de los dos asientos no se tumba totalmente. Tienen cuatro versiones (classic, sport, dash y vibe). **Descatalogado** El modelo Sport y el Dash.
Dimensiones abierta: 97-108 x 58 x 120cm.
Dimensiones cerrada: 27 x 58 x 91 cm.
Peso: Entre 10 y 11 kg, dependiendo de la versión. Carga máxima: 40 kg.

**Descatalogado** También tienen el E3 twin, que mide 73 cm. de ancho y pesa 16,5 kg. Admite hasta 40 kg. de peso.



**Novedad** El Explorer es un carro del tipo “arriba-abajo” que solo se puede usar a partir de que los peques se sienten bien (aproximadamente los 6 meses) ya que no se pueden reclinar los asientos totalmente y no se pueden adaptar capazos y/o sillas del coche. Se puede doblar facilmente con una mano.

- Dimensiones abierto (largo x ancho x alto): ancho 62cm (resto no especificado)
- Dimensiones cerrado (largo x ancho x alto): 76.2 x 50.8 x 22.8cm
- Peso del carro: 12kg
- Peso máximo por peque: asiento de delante 20kg, asiento de detrás 15kg
- Accesorios: asiento extra, capota de sol, capota de lluvia, cesta de la compra debajo de los asientos.

**Novedad** La última novedad de Phil & Teds es el Verve, otra versión del modelo “arriba-abajo” pero esta vez en plan fashion. Como dice en la web “los hijos son una opción , el estilo no”. El Verve solo se puede usar a partir de que los peques se sienten bien (aproximadamente los 6 meses), ya que no se pueden reclinar los asientos totalmente y no se pueden adaptar capazos y/o sillas del coche. Se puede doblar facilmente con una mano. Debido a que tiene dos ruedas de delante, la conducción cuando se lleva a dos peques parece ser mucho más fácil que con otros modelos de esta marca. El freno es un botón que se encuentra en el manillar para según dicen Phil & Teds “no estropearse los zapatos de tacón”. Jo, y yo contenta el día que salgo a pasear duchada y con el chándal ;)

- Dimensiones abierto (largo x ancho x alto): ancho 66cm (resto no especificado)
- Dimensiones cerrado (largo x ancho x alto): 84 x 54 X 27cm
- Peso del carro: 13kg
- Peso máximo por peque: 20kg
- Accesorios: asiento extra, capota de sol, capota de lluvia, cesta de la compra debajo de los asientos.


Más información en la web de Phil&Ted