Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

28 de septiembre de 2011

Enamorarte de tus mellizos



A menudo, las madres que están embarazadas de su segundo hijo tienen sentimientos lógicos de temor acerca de cómo el nacimiento del nuevo bebé afectará a su relación de apego con su primogénito. Las madres que ya se han enfrentado a esta situación hacen referencia a un chiste muy conocido para ayudar a las futuras mamás a darse cuenta y manejar la dinámica de la nueva familia. "Piensa en cómo te sentirías si tu esposo llegase a casa con una nueva esposa y te dijera que va a vivir con los dos a partir de ahora." Bromas aparte, la mayoría de las familias se adaptan a un nuevo hermano a su debido tiempo.

Sin embargo, a diferencia de los padres de hijos únicos en espera de un segundo nacimiento, los padres que esperan a dos bebés al mismo tiempo se enfrentan a un desafío único y diferente. Ya que las exigencias físicas y emocionales de cuidar a dos niños te ponen a prueba más allá de lo imaginable, no tienes el "lujo" de sentirte unida a cada bebé de inmediato. He aconsejado a muchos padres que expresan este tremendo conflicto de tener sentimientos diferentes para cada bebé. Sin embargo, después de que estos sentimientos incompatibles se articulan y se replantean desde una perspectiva empática, la situación se puede mejorar.

¿Cómo enamorarse de cada gemelo al mismo tiempo y por igual?
NO. El objetivo es amar a cada gemelo "individualmente". Permítanme compartir con vosotros una historia.
En ocasiones yo corría con una conocida mía que es la madre dos mellizos de dos años y medio (niño y niña). La mayor parte del tiempo me contaba cosas sobre su hijo, haciendo referencias casuales a su hija. En nuestra última conversación me contó que su hijo había empezado a ir al baño por sí mismo. Naturalmente, ella estaba muy emocionada y relató cómo había compartido la gran noticia con sus amigos y familiares. Cuando le pregunté acerca de su hija, pareció cambiar la alegría por la preocupación. Ella se refirió a la negativa de su hija a cenar y sobre cómo estos problemas de la alimentación habían sido siempre un motivo de preocupación desde el nacimiento de su hija.
Madre e hijo fueron dados de alta del hospital juntos mientras que su hija se quedó ingresada en la UCIN durante una semana a causa de bajo peso al nacer. Cuando llegó a casa, la madre tenía que llevarla a la consulta del pediatra cada día para que la pesaran. Más tarde, la dificultad para tragar requirió fisioterapia para enseñar a su hija a comer correctamente. Las luchas con su hija la hicieron sentir impotente, inadecuada y ansiosa. Le molestaba cómo la llegada a casa de su hija la hizo sentir como si el lazo de amor que ella había creado con su hijo se hubiera interrumpido. Ella admitió sentirse muy avergonzada y odiarse a sí misma a causa de estos pensamientos.
Le aseguré que estos sentimientos son normales y esperables para las familias que crían gemelos. Los estudios demuestran que las circunstancias específicas de nacimiento de los gemelos "a menudo perpetúan impresiones duraderas en lo que respecta a las perspectivas de los padres y los sentimientos. Por ejemplo, algunos padres tienen sentimientos más positivos para el niño que llega a casa primero del hospital, para el niño que pesa más, o el que duerme más, o el que es más sociable - la lista sigue y sigue. Lo importante es recordar que estos sentimientos o percepciones iniciales no tienen que permanecer inalterables. Que pueden ser articulados, replanteados y vueltos a trabajar.
Caso en cuestión: Mi amiga me llamó para contarme el momento en que experimentó un cambio con respecto a su hija. Lo describió de la siguiente manera: "El otro día le dije a mi hija que había estado guardando unos adornos para el pelo muy especiales para ella. Ahora que su pelo había crecido tanto, era el momento perfecto para probárselos. Llevé a mi hija a mi cuarto de baño. Las dos mirábamos el reflejo del conjunto en  el espejo. Nos "enamoramos" en ese momento, le dije lo guapa que se veía y lo mucho que la quería. Ella sentía que mi sentimiento de amor era auténtico y firme. Nuestra relación ha sido diferente desde ese momento. Nos estamos tomando un tiempo para nosotras mismas y estoy haciendo un esfuerzo especial para recuperar el tiempo perdido perdonándome, disfrutando de lo que he recuperado, y pasando más tiempo a solas con ella.
Las comparaciones con los gemelos son inevitables. Sin embargo, ser capaz de amar a cada niño mediante la creación de una fuerte conexión con cada uno de ellos es la clave para tener éxito como padres. Tomarse un tiempo para estar a solas con cada hijo ayudará a sus gemelos a forjar relaciones emocionales saludables entre sí y con el mundo exterior.

De Joan Friedman.
La imagen está tomada de la galería de picasa de Bill Hudson

1 comentario: