Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

4 de marzo de 2011

La vida con múltiples: María


¿Podrías describirnos cómo fue el momento en que os comunican “Vienen gemelos (o trillizos…)”? ¿Qué sentiste?
Fue en la primera eco, la de las 12 semanas. Nos quedamos en estado de shock, no éramos capaces de reaccionar viendo a los dos bebés en la pantalla… Fue un cúmulo de miedos (a lo que podría ir mal en el embarazo, en el parto, a que ellos/as estuvieran bien, a que yo pudiera con ello, a que tuviéramos suficiente para sacarlos adelante…) y de alegrías (porque nunca iban a estar solos, porque iban a ser igualitos e iban a saber todo lo que su hermano pensara, porque era increíble que yo hubiera sido elegida para algo tan maravilloso como es traer al mundo a dos personitas…). Fue un momento gracioso y un tanto caótico. De hecho, ahora nos reímos mucho de cómo nos pusimos a medir la habitación que iba a ser del niño para saber si nos cabían dos cunas a las tres de la mañana!!!

¿Cuáles fueron los principales problemas a los que te enfrentaste durante el parto? ¿Podrías darnos algún consejos para superarlos?
Mi parto se desencadenó por rotura prematura de membranas en la semana 34 (embarazo monocorial biamniótico), probablemente causado por el estrés (seguía trabajando porque mi médico no veía causa para una baja, aunque tuve una anemia importante desde mediados del embarazo). El parto de desarrollaba bien hasta que, en contra de lo que pedí, se me aplicó oxitocina para forzar las contracciones. Como dilataba lentamente porque me obligaron a estar tumbada continuamente, incrementaron la dosis, lo que provocó una hipertonía de útero. Intentamos el parto vaginal porque el primero estaba encajado y el segundo en transversal, pero la hipertonía provocó sufrimiento fetal y mis hijos nacieron por cesárea de urgencia.
Consejos? Dejar de trabajar en torno a la semana 20. Hay que descansar mucho para que tu cuerpo se dedique a lo que de verdad importa, formar varias personitas.
Informarse muy bien de los derechos que tenemos en el parto (yo no había escuchado nunca hablar de los planes de parto), pedir varias opiniones médicas si en el embarazo tienes dudas (a mí me querían programar la cesárea en la primera ecografía, por ejemplo).
Pensar que dar a luz es un momento muy íntimo entre tus hijos y tú, aislarte, confiar en tu cuerpo y en la naturaleza, confiar en el equipo médico que te va a atender si lo sientes así.

Una vez que nacen toca organizarse. ¿Algún truco para conseguirlo para las futuras madres de gemelos o trillizos?
  • Es indispensable contar con ayuda los primeros días (o meses). Hay que contar con una persona que haga la casa y la comida para que nosotras podamos descansar y ocuparnos de los bebés.
  • Si son gemelos idénticos, como en nuestro caso, tener un cuaderno para cada uno en el que apuntar tomas, deposiciones, medicación, estado general del niño… Sirve de ayuda para los padres y para quien colabore en el cuidado de los bebés y también para dar indicaciones fiables al pediatra.
  • Asimismo, idear algún truco para no confundir a los bebés: una pulserita, ropa diferente (uno siempre a rayas y el otro lisa, por ejemplo)… y asegurarse de que todo el mundo a su cuidado conoce el código.
  • No es necesario bañarles a diario y menos si tienen dermatitis. Permite alternar a los niños y ganar tiempo para descansar.
  • Antes de que se lancen a gatear, gatea tú. Quita todo lo peligroso que esté a tu alcance desde esa altura, tapa enchufes, sujeta muebles a la pared… Ellos son más rápidos que tú.
  • Reservar un ratito para disfrutar de ellos. A veces, en el maremágnum en que se convierte la vida con dos/tres nos olvidamos de que tenemos dos bebés. Un ratito al día es maravilloso tumbarte a su lado y acariciarles mientras duermen, hacerles reír juntos o por separado, darles un masaje…

Hora de lactancia. ¿Cómo te apañas para dar de mamar a los dos? ¿y si son más de dos?
En mi caso, no pude dar pecho, así que hubo que apañarse con los biberones, lamentablemente. Al principio fue un caos. Comida cada tres horas por prescripción médica (prematuros, tan débiles al darles el alta en Neonatos que no lloraban por hambre, con el reflejo de deglución aún por desarrollar…), ordeñando los biberones… No había más remedio que hacerlo entre dos personas. Hubo que explicar a abuelos y a todo aquel que quiso ayudar cómo cogerles (sentados y con el cuello estirado, sujetándoles por la nuca con la mano abierta), cómo ordeñar el biberón…
Según fueron ganando peso y fuerza, dábamos el bibe por parejas o al que comía más rápido primero y luego al más tardón. A los seis meses, como ya se desesperaban si estaba yo sola, los ponía en los grupos 0 (hamacas) y les daba el bibe a la vez, o los tumbaba en la cuna con el colchón ligeramente incorporado, colocaba un peluche o una toalla enrollada en su pecho, el bibe en la boca y sus manitas sujetándolo. Lo pillaron a la primera! Y si se atragantaban, escupían la tetina y listo.

Ropa para dos, comida para dos, juguetes para dos… ¿Prefieres todo por igual porque es más cómodo o por que no se peguen, o crees que es mejor diferenciar y que cada uno vaya diferente, tenga juguetes distintos, etc? Por otro lado, el aspecto económico, ¿qué tipo de ayudas, servicios o trucos recomiendas?
Yo abogo porque vistan diferentes, especialmente si son físicamente idénticos, por dos razones básicas:
- Es más fácil diferenciarlos a simple vista y llamarles por su nombre. Así van creando también su propio concepto del yo y se evitan confusiones en el cole, con la familia...
- Son niños distintos y, como tal, tienen necesidades distintas. Uno es más alto o más gordo, el otro no soporta los vaqueros… Hay que usar la equidad: a cada uno lo que necesita.
En cuanto a los juguetes, seguimos una pauta parecida. Como son distintos, aunque físicamente idénticos, tienen gustos distintos. Además, creemos que hay que evitar fomentar el consumismo. No tiene sentido que tengan dos garajes iguales, por ejemplo, si juegan juntos. Uno, y a compartir o a ingeniárselas para que cambiar algún juguete por el que tiene el hermano. Sí tenemos dos bicis, dos pares de patines… pero son iguales, así no hay problemas porque uno quiera el de Spiderman y el otro el de Ben 10. Para mí es fundamental que, al menos durante los primeros años, los padres aconsejen a los demás sobre los regalos que van a recibir sus hijos, porque se evitan muchos problemas con juguetes repetidos, que por mi experiencia fomentan la competitividad entre ellos, o que reciban cosas que a uno puede hacerle mucha ilusión pero el otro no puede ni ver.

Hora de ir al cole, ¿juntos o separados? He leído algunas experiencias en el foro y veo que, aunque parece que se recomienda separarles, preferís que la separación sea lo más tarde posible. ¿Qué crees que es más recomendable y por qué?
En nuestro caso, la decisión fue que se escolarizaran juntos y el colegio lo respetó, aunque su primera intención era separarlos, que era como se había hecho siempre, en unos casos por decisión paterna y en otros, porque para el colegio era más cómodo así. Tuvimos suerte porque en P3 se escolarizaron a la vez unos mellizos niño-niña y también pidieron estar juntos, así que o separaban a las dos parejas o respetaban nuestros deseos.
Creo que hay que confiar en los padres. Seguramente, la mayoría no sabemos nada de métodos pedagógicos, psicología infantil… pero somos quienes más conocemos a nuestros hijos, sin ninguna duda. Si los padres creemos que estarán mejor juntos, no puedo concebir que alguien (psicólogo, director, inspector de educación, me da igual) pueda decidir, sin escucharme, sin conocer a mis hijos, que estarán mejor separados. O al revés. Cuando esto pasa, lo que los padres percibimos es que no se piensa en el bienestar del niño ni en la comodidad del profesor, sino que se actúa con una falta de sensibilidad y de empatía que dice poco de personas que van a estar al cargo de una parte importante de la educación de mis hijos.

Imagino que la crianza múltiple no es nada sencilla y a veces todo se complica al mismo tiempo. ¿Qué haces cuando se te acaba la paciencia?
Hay que partir de la premisa que un niño no es un adulto: no siente, no vive y no reacciona como un adulto, sino como lo que es. Así que hay adaptarse a su nivel y utilizar grandísimas dotes de paciencia y de autocontrol. Hay que saber cuándo repetir una orden, anticiparse a los acontecimientos y comunicárselos, explicarles todo lo que pasa a su alrededor con palabras que puedan entender, dejarles tomar decisiones en aquellas cosas en las que se puede, explicarles por qué no en aquellas otras en las que las decisiones de mamá/papá no se pueden cambiar… En definitiva, tratarlos como personas, no como objetos ni como muñecos, ser respetuosos, pedir perdón cuando nos equivocamos, darles las gracias y pedirles las cosas por favor.
Y, sí, algún grito se escapa (en ocasiones, demasiados) y a veces terminas el día sintiéndote una mala madre porque has visto que uno de tus hijos lo ha pasado mal por algo y no has podido remediarlo, pero son gajes del oficio. Creo que, a pesar de todo, formamos un gran equipo.

Resúmeme en pocas palabras o frases, cómo ha sido y es vuestra experiencia personal desde el embarazo, pasando por el parto al después, cuándo ya empiezan a crecer y hacerse personitas de 3, 5, 7 años…
Creo que ser madre de múltiples es la mejor experiencia que una madre puede vivir. No sólo tienes el privilegio de traer a una persona al mundo, sino que has sido elegida para traer a dos o a tres o a cuatro… y ayudarles a crecer. Para mí, no hay mayor felicidad que saber que van a tenerse el uno al otro siempre, que esa complicidad que tienen desde siempre se va a mantener a lo largo del tiempo, que se apoyan mutuamente en lo bueno y en lo malo…

María, madre de gemelos idénticos.

Para leer otros cuestionarios, busca en la etiqueta "La vida con múltiples" en la parte derecha del blog. Gracias. 

3 comentarios:

  1. Muchas vivencias en común. Tambíen yo apuntaba en un cuaderno cada día las veces que hacián caca cada uno, y eso que en nuestro caso son mellizos, pero aún así no recordaba si era ayer, hoy o anteayer...Ser madre múltiple es una maravillosa aventura! Me siento afortunada...

    ResponderEliminar
  2. Y nosotras :) Algo bueno habremos hecho para que la vida nos premie con dos peques a la vez :) Sigue disfrutando :)

    ResponderEliminar
  3. Que lindo leer las historias! para mi fue el mejor regalo de la vida...Nunca pense que la vida me bendiciira de esa forma...nunca jamas lo imagine. Me hice el primer tratamiento de fertilidad de baja complejidad y quede!!! que alegria...cuando fui a la ecografia...el medico dijo aca esta el bebe 1....y mi marido dijo: el bebe 1? si y aca esta el bebe 2!!! y asi nacieron bebe 1 y bebe 2...tambien tuve el cuaderno...la ropa diferente...para que ademas hereden...jaja!!! sigamos disfrutando!!!! me encanta cuando salgo y la gente me saluda, me felicita...

    ResponderEliminar