Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

3 de julio de 2011

Por fin juntos: crianza

Tras muchos meses de espera, ya podéis abrazaros, ya sois una familia. Los primeros meses son de aprendizaje y conocimiento mutuo.
  1. Háblale desde el primer día, explícale las cosas. Mientras lo vistes o lo bañas, mientras estás echada con él. Así gana confianza hacia lo que va a suceder.
  2. Trata a tu hijo con el mismo respeto con el que tratarías a otro adulto, incluso a un desconocido. Respeta siempre su forma de ser.
  3. Intenta ponerte en su lugar. Hay cosas que para él son realmente importantes. No las minimices, ni restes valor a sus deseos o sus disgustos.
  4. Sé coherente: no le pidas que deje de gritar sin estar calmado. A los niños no deberíamos pedirles cosas que los adultos no somos capaces de hacer.
  5. Muéstrale tu amor cada día. A todos nos gusta sentirnos queridos y precisamente es en los peores momentos cuando más necesitamos sentirnos amados.
  6. Disfruta de tiempos compartidos. Si pasáis el día separados, una vez en casa relaja vuestras rutinas. Nuestros hijos se pasan el día esperando: ¿Es justo decirles que es la hora de bañarse al poco de estar juntos?
  7. Revisa tus actos, cada paso que damos es un ejemplo para ellos. Les mostramos el camino a diario y ellos reproducen nuestras actitudes.
  8. Pídele perdón cuando te equivocas. Se lo merece y, además, le enseñas que todos nos podemos equivocar, que todo puede arreglarse.
  9. Procura no etiquetarlo. Es más positivo describir las acciones que juzgar sus actos. Decir: “¡Vaya! Se ha roto. Vas a tener que ir con más cuidado” es mejor que afirmar: “Qué desastre, siempre lo rompes todo”.
  10. Olvídate de los prejuicios que te hayan transmitido. Tu hijo no es ni caprichoso ni te manipula: sólo expresa lo que siente y necesita. Somos nosotros los que a veces, no sabemos ver lo que se esconde detrás de sus reacciones y demandas.
  11. No le niegues tus brazos porque estás atareada, porque crees que ya es mayor, o porque “la vida tiene estas cosas y hay que acostumbrarse”. Eres su mayor fuente de consuelo.
Artículo de la revista “El mundo de tu bebé” nº 200, escrito por: Julio Basulto, Dr. Carlos González, Laura Gutman, Rosa jové e Imma Marín.
Foto de familianatural.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario