Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

11 de julio de 2011

Autoridad positiva: límites y normas

http://criandomultiples.blogspot.com autoridad positiva

Como padres, les enseñamos día a día a seguir las rutinas y a aprender esos hábitos. Esta acción será doblemente eficaz si desde el colegio o escuela infantil se trabaja a la vez en los mismos objetivos.

Desde casa debemos enseñarles el sentido que tienen las normas y lo que significa la responsabilidad. Para ello, les educaremos apoyándonos en una autoridad positiva, mostrándoles las vías correctas del buen hacer y marcándoles unos límites y unos objetivos, para que puedan ser constantes en sus metas.

Para ser eficaces en nuestros objetivos debemos tener claro que:

  1. La autoridad implica hacer uso de nuestro saber y nuestra experiencia para orientar a nuestros hijos a través de unas normas -pocas y claras- y unos límites que les ayuden a adquirir conciencia de una conducta apropiada en su quehacer diario. Por el contrario, el autoritarismo implicaría hacer uso malos modos, del abuso y de la sumisión de la persona; educaríamos erróneamente basándonos en la obediencia ciega y en el miedo. De este modo, los niños no serían capaces de elegir entre varias alternativas porque se les negaría la capacidad de tomar decisiones, proceso fundamental para que vayan aprendiendo a resolver cuestiones en la vida.
  2. En el establecimiento de los límites, normas, objetivos o hábitos hay que utilizar un lenguaje coherente, para hacernos entender. Es importante valorar la edad del niño y su personalidad. En todo proceso educativo hay un periodo de aprendizaje; debemos ser pacientes y ofrecer opciones o alternativas, dar la posibilidad de negociar y explicar lo positivo, lo negativo, así como las consecuencias de sus acciones.
  3. Para que las normas sean seguidas con cierta regularidad y coherencia, debemos considerar las siguientes recomendaciones:
  • Ser firmes en nuestras decisiones. Evitar amenazas vacías y no ceder ante sus más mínimas presiones; evitar decir SÍ en la misma frase en la que ya hemos dicho NO. Si queremos que nos respeten, debemos tener credibilidad.
  • Nunca debemos insultarles. Sería un ataque directo a la autoestima del niño y perderíamos puntos en nuestra propia dignidad. Debemos ser capaces de hacerle ver que estamos enfadados con la situación, no con él, y eso es, fundamentalmente, lo que queremos que comprenda.
  • No debemos sermonear. La regañina con sermón representa para los niños un monólogo repetitivo y monótono, por lo que muy pronto dejarán de escuchar.
  • No usar ningún modo de violencia -verbal, gestual o física- y sí la Inteligencia Emocional. Lo que de verdad queremos es que nuestros hijos aprendan a dominar sus emociones y que consigan sus metas de una manera razonada. Mediante el diálogo debemos ayudarles a la construcción de sus propias ideas.

En resumen, lo importante es orientar a nuestros hijos en su desarrollo, valiéndonos de nuestras convicciones y valores, y también de nuestra condición de “ser padres”. Hay que enseñarles que las normas, hábitos y límites son educativos, haciendo uso de una autoridad positiva, de respeto, de paciencia y de mucho amor.

Por Ana Mª Aguirre.
Extraído de la web http://www.dormirsinllorar.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario