Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

17 de agosto de 2010

Cómo saber si tu médico es prolactancia

Todos los profesionales de la salud dicen que son partidarios de la lactancia materna. Pero muchos sólo lo son si la lactancia está yendo bien y algunos, ni eso. Tan pronto como la lactancia o cualquier otra cosa en la vida de la nueva madre no es perfecto, muchos de ellos proponen el destete o la suplementación. La siguiente es una lista parcial de las claves que te ayudarán a juzgar si el pediatra de tu hijo es prolactancia, o al menos tratará de darte consejos y se esforzará si te encuentras con dificultades, para que continúes con la lactancia.

Cómo saber si tu médico es prolactancia:

1. Te da muestras de leche de fórmula o folletos de compañías de leche adaptada cuando estás embarazada, o cuando ya has tenido a tu bebé. Tanto las muestras como los folletos animan a consumir el producto, y su distribución es puro marketing. No existen evidencias de que ninguna leche de fórmula sea mejor o peor que otra para un niño normal. Los textos, cd's o vídeos que acompañan a estas muestras son un medio más o menos sutil de socavar la lactancia materna y glorificar la leche de fórmula. Si no te crees esto, pregúntate a ti misma por qué las compañías que fabrican leche de fórmula usan tácticas despiadadas para asegurarse de que tu médico o el hospital te proporcionan los folletos y muestras y otras compañías no lo hacen. ¿No deberías preguntarte por qué tu pediatra no hace marketing de la lactancia materna?
2. Te dice que la lactancia materna y el biberón son esencialmente lo mismo. La mayoría de los bebés alimentados con biberón crecen sanos y seguros y no todos los bebés amamantados crecen así. Pero esto no significa que dar pecho y dar biberón sean esencialmente lo mismo. La leche de fórmula es un borrador de lo que sabíamos hace años sobre la leche materna, que es en sí mismo sólo una lejana aproximación de algo de lo que sólo ahora tenemos algunos indicios y que constantemente nos sorprende. Las diferencias tienen importantes consecuencias para la salud. Ciertos elementos de la leche materna no existen en la leche de fórmula, por ejemplo, anticuerpos y células para proteger al bebé contra infecciones, y una larga cadena de ácidos grasos poliinsaturadas para el correcto desarrollo de la vista y del cerebro del bebé. Y amamantar no es lo mismo que dar de comer con biberón, la relación que se crea es totalmente distinta. Si has sido incapaz de amamantar, es una lástima (aunque la mayoría de las veces los problemas se podrían haber evitado), pero dar a entender que no tiene importancia es ser condescendiente y estar equivocado. Un bebé no necesita ser amamantado para crecer feliz, saludable y seguro, pero ayuda mucho.
3. Te dice que la leche de fórmula tal o cual es mejor. Esto normalmente significa que tu pediatra atiende más a un representante de una determinada casa comercial. Puede significar también que sus hijos toleraron esta leche de fórmula mejor que otras. Significa que tiene prejuicios sin fundamento.
4. Te dice que no es necesario amamantar al bebé inmediatamente después del nacimiento porque tú estarás cansada y el bebé a menudo no está muy interesado en el pecho. No es necesario, pero ayuda mucho. Los bebés pueden mamar mientras la madre está descansando o durmiendo, aunque la mayoría de las madres no quieren dormir en un momento así. Los bebés no siempre muestran interés por mamar inmediatamente, pero esa no es razón para no darles la oportunidad de hacerlo. Muchos bebés se enganchan en las horas siguientes al parto, y ése es el momento más propicio para comenzar bien, pero no lo podrán hacer si son separados de sus madres. Si tienes la impresión de que es más importante pesar al bebé, echarle gotas en los ojos o inyectarle vitamina K que establecer la lactancia materna, deberías preguntarte sobre el compromiso con la lactancia de algunos.
5. Te dice que no existen cosas como la confusión tetina-pezón y que debes empezar enseguida a dar biberones a tu bebé para asegurarte de que el bebé acepta las tetinas ¿Por qué tienes que empezar a dar biberones enseguida si no existe la confusión tetina-pezón? Eso es poner el carro delante de los caballos. Lo que hay que demostrar es que es la tetina la que es inofensiva, algo que ningún mamífero hasta que el hombre había utilizado alguna vez, y en el hombre, incluso, no es común antes de finales del siglo XIX. Pero no se ha demostrado que el uso de tetinas sea inocuo para la lactancia materna. El profesional de la salud que supone que una tetina es algo inocuo, mira el mundo como si la alimentación con biberón, no amamantar, fuera el método fisiológico normal de la alimentación infantil. Por cierto, el hecho de que no todos o quizás ni siquiera la mayoría de los bebés  que usan tetinas tengan problemas con la lactancia materna, no quiere decir  que el uso temprano de estas cosas no pueden causar problemas para algunos bebés. A menudo es una combinación de factores, uno de los cuales podría ser la utilización de una tetina, que se suman al problema. 
6. Te dice que debes dejar de dar el pecho porque tú o tu bebé estáis enfermos, o porque estás tomando medicamentos o te tienes que hacer algún examen médico. Hay situaciones ocasionales, pocas, en las que la lactancia materna no puede continuar, pero a menudo los profesionales sanitarios dan por hecho que la madre no puede continuar dando de mamar, y a menudo se equivocan. El profesional de la salud que apoya la lactancia materna hace esfuerzos por encontrar la manera de evitar la interrupción de la lactancia materna. Cuando una madre tenga que tomar medicamentos, el profesional de la salud tratará de usar medicamentos que no requieren que la madre deje de amamantar. (De hecho, muy pocos medicamentos requieren que la madre deje de amamantar). Es muy raro que haya sólo un medicamento que se pueda utilizar para un problema particular. Si la primera opción del profesional de la salud es un medicamento que requiere que dejes de dar el pecho, tienes derecho a pensar que no se ha dado cuenta realmente de la importancia de la lactancia materna.
7. Se sorprende al enterarse de que tu hijo de 6 meses de edad, sigue amamantando Muchos profesionales de la salud creen que los bebés tienen que continuar tomando leche artificial para bebés durante al menos nueve meses y hasta doce meses, pero al mismo tiempo, parecen creer que la leche materna y la lactancia son innecesarios e incluso perjudiciales si se mantienen más de seis meses. ¿Por qué es la copia mejor que la original? ¿Por qué no te preguntas por qué hay esta diferencia de razonamiento? En la mayor parte del mundo, la lactancia materna es lo normal hasta los dos o tres años de edad.
8. Te dice que la leche materna no le alimenta después de que el bebé tenga más de seis meses. Incluso si fuera cierto, todavía hay valor en la lactancia materna. La lactancia materna es una interacción única entre dos personas en el amor aun sin la leche. Pero no es cierto. La leche materna sigue siendo leche, con grasas, proteínas, calorías, vitaminas y demás, y los anticuerpos y otros elementos que protegen al bebé contra las infecciones siguen allí, algunos en mayor cantidad que cuando el bebé era más pequeño.
9. Te dice que nunca debes permitir que tu bebé se duerma al pecho. ¿Por qué no? Está bien si un bebé también puede dormirse sin teta, pero una de las ventajas de la lactancia materna es que tienes una manera práctica de dormir a tu bebé cuando está cansado. Las madres de todo el mundo desde el principio de sus tiempos de mamíferas han hecho precisamente eso. Uno de los grandes placeres de la paternidad sucede cuando un niño se duerme en tus brazos, sintiendo el calor que emite cuando el sueño lo vence. Uno de los mayores placeres de la lactancia materna, tanto para la madre y probablemente también para el bebé, es cuando el bebé se queda dormido en el pecho.
10. Te dice que no debes permanecer en el hospital para amamantar a tu hijo enfermo, porque es más importante descansar en casa. Es importante que descanses, y un hospital pro-lactancia materna se organizará de manera que puedas descansar mientras permaneces en el hospital para amamantar a tu bebé. Los bebés enfermos no necesitan menos pecho que un bebé sano, necesitan más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario