Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

22 de junio de 2011

La vida con múltiples: Miriam



¿Podrías describirnos cómo fue el momento en que os comunican “Vienen gemelos (o trillizos…)”? ¿Qué sentiste?

Me acababa de enterar de que estaba embarazada y tenía una cita con la que sería mi comadrona un lunes. El viernes mientras hacia la compra empecé a perder mucha sangre por lo que pensé que había perdido a mi bebé. El lunes fui a hacerme una ecografía con el alma debajo del brazo. Mi marido me animaba y me decía que él sabía que estaba todo bien, que no me preocupase. La comadrona empezó a hacer la ecografía y miraba aquel aparatejo una y otra vez. Tocaba los botones, nos miraba. A todo esto mi marido le pregunto “¿qué pasa?” a lo que ella dijo nerviosa “me estoy orientando”. "¿Orientando?¿Es que nunca ha hecho una eco antes? pensé yo. "De repente, le dio la vuelta al monitor y aumentó la imagen y..... vi dos círculos negros..... y dos cositas que se movieron a la vez como diciendo “¡mamaaaaaá! ¡que estamos aquí”. “¿Son dos?” pregunté, “sí” dijo la comadrona tímidamente. Mi marido y yo nos miramos y comenzamos a reír. Una risa que todavía dura aun con los comentarios tan negativos que recibimos cuando lo contamos (incluso una compañera de trabajo me dio el pésame).

¿Cuáles fueron los principales problemas a los que te enfrentaste durante el parto? ¿Podrías darnos algún consejos para superarlos?
Yo tuve un embarazo muy bueno hasta la semana 32 donde se empezó a convertir en una pesadilla. Desarrollé una pre-eclampsia por lo que me ingresaron urgentemente. En el país donde yo vivo, el protocolo en estos casos es intentar aguantar hasta las 36 semanas para evitar complicaciones a los bebés (en España me habrían inducido el parto el mismo día que me ingresaron). Aguanté tres semanas más en las que mis hijos crecieron y se desarrollaron pero yo me fui poniendo peor y peor ya que la pre-eclampsia se complicó con un síndrome Hellp. Así que me indujeron el parto con 36 semanas. Durante la inducción mi situación se empeoró aún más acercándome a un ataque de eclampsia por lo que al final tuve una cesárea de urgencia. Ahora cuando miro atrás me doy cuenta de que cometí el grave error de no descansar lo suficiente y continué trabajando y con una ajetreada vida hasta la semana 32 donde me pararon los pies en seco. Quizás habría enfermado igual, pero por lo menos mi cuerpo no habría estado tan agotado en el momento en el que la enfermedad se presentó. Mi consejo para las futuras madres de múltiples que lean este cuestionario: descansa durante el embarazo, baja el ritmo al mínimo. Tu cuerpo necesita toda la energiza para fabricar 40 deditos.

Una vez que nacen toca organizarse. ¿Algún truco para conseguirlo para las futuras madres de gemelos o trillizos? Organizarse yo no lo llamaría, yo lo llamara más sobrevivir ;) Para nosotros los primeros meses fueron muy duros con unos peques muy peques que no se agarraban bien al pecho, que comían cada poco tiempo y yo que todavía estaba muy pachuchilla del embarazo. Nuestra tabla de salvación fue ayuda externa con la comida y la casa y aprovechar cada momento en el que los peques dormían (por suerte fueron muchos que mis hijos son unas marmotillas ;) para dormir también. También me ayudó el bajar el listón al mínimo del mínimo, vamos que yo hasta tiré el listón ;) Fueron unos meses muy intensos física y emocionalmente que ahora recuerdo con mucho cariño porque los disfruté mucho, sobre todo porque mi único objetivo era estar con mis hijos. La casa, las visitas, salir a la calle, las amigas... me importaban bastante poco, sólo quería disfrutar el momento y ese momento era en casa babeando con mis hijos. Mi única espina fue la lactancia de la que hablo más adelante. Un consejo, haz muchas fotos para poder vivir el principio otra vez porque pasa demasiado deprisa.

Hora de lactancia. ¿Cómo os apañáis para dar de mamar a los dos? ¿y si son más de dos? Aunque me informé mucho durante el embarazo sobre lactancia y contacté con una asesora, cometí tres graves errores. Primero, pensé que la lactancia sería algo “instintivo” que mi cuerpo sabría hacer por sí mismo. Segundo, no conocía a nadie que tuviera múltiples y no tenía ni idea de cómo organizarme para dar de mamar a dos. Y tercero, pensé que la lactancia materna era en exclusiva o era nada. La combinación de las tres me llevó a abandonarla a los cuatro meses.

Mis hijos tuvieron que pasar dos semanas en la incubadora. Me subió la leche muy pronto y con el sacaleches me apañé bastante bien para que tomasen la mayoría de la leche de su mamá pero nunca conseguí que se cogiesen bien al pecho. Cuando llegue a casa me agobié. La lactancia diferida era agotadora, todo el día con el sacaleches en la mano, intentar ponerles al pecho, los biberones... sobre todo porque yo estaba todavía muy débil. En un principio sacaba muchísima leche, pero a las pocas semanas empecé a sacar cada vez menos, cada vez menos y aunque me estimulaba mucho (hasta tuve sangre en los pezones del sacaleches) cada vez salía menos. Mis hijos por su parte seguían los pobres sin poderse coger bien y cada vez tenían más hambre, con lo que la proporción de leche materna se iba haciendo cada vez más pequeña, con lo que yo me agobiaba más y más. El único consejo que me dio mi asesora era “ponte más el sacaleches”. Llegó un momento en el que sacaba más lágrimas que leche y que me sentía tan sola y tan fracasada que lo apagué. Así con cuatro meses se acabó la lactancia materna de mis hijos.

Ahora cuando miro atrás me da mucha pena. Nunca se me ocurrió que aunque fuese UNA toma al día, cada gota que les diera era oro. Nunca se me ocurrió que el mejor sacaleches era mis hijos y que si me los hubiera puesto al pecho todo el día la cosa habría ido mejor y sobre todo habría sido más agradable para todos. Nunca se me ocurrió cómo me podía poner a los dos a la vez a mamar cuando estaba sola. Nunca se me ocurrió buscar otras madres que hubieran pasado por algo similar. Nunca se me ocurrió que los biberones que les daba deberían ser especiales (o usar el metodo Kassing) para que no se acostumbraran a tomar la leche muy deprisa y luego se frustraran cuando del pecho salía más despacio. Nunca me di cuenta de que cada lactancia materna tiene una forma y que la forma que toma es la más perfecta. Ahora siempre que me encuentro una embarazada múltiple le dijo lo mismo. “Pasate por el foro lee y sobre todo pregunta todo lo que quieras. Busca un grupo de lactancia donde haya alguna madre de múltiples o una asesora con experiencia. Busca alguien que haya pasado una relactación en sus propias carnes. Es más fácil andar el camino de la mano de alguien que ya lo ha caminado y tropezado en los baches. Disfruta de tu lactancia aunque no sea perfecta, aunque no sea al 100% es algo mágico y es un regalo que les haces a tus hijos. “

Lo peor de todo fue como me sentí cuando apagué el sacaleches ya que no estaba nada contenta con mi decisión, pero no sabía como arreglarlo de otra forma. Me sentía frustrada y decepcionada conmigo misma. ¿Cómo no había sido capaz de hacer algo que se lleva haciendo miles de años? Cada vez que les daba un bibe a mis peques me sentía fatal. Hasta que un dia decidi que no podia dar marcha atrás y que era lo que era y empecé a disfrutar esos momentos de darles el bibe a mis cachorritos. Sobre todo la introducción de la alimentación complementaria me sirvió para tomarme la revancha y les hacia unas cositas de comer de rechupete ;)

Después de mucho tiempo, cuando empezamos con el blog, me di cuenta que sí que había algo que todavía podía hacer para cerrar mi herida que todavía sangraba cada vez que veía a una madre dar el pecho o leía sobre el tema. Podía ayudar en este proyecto del blog para publicar muchiiiiiiiiiiiiiiiiisima información sobre la lactancia materna en múltiples. No podía cambiar mi pasado pero sí ayudar a otras futuras mamás a cambiar el futuro de su lactancia.

Ropa para dos, comida para dos, juguetes para dos… ¿Prefieres todo por igual porque es más cómodo o por que no se peguen, o crees que es mejor diferenciar y que cada uno vaya diferente, tenga juguetes distintos, etc? Por otro lado, el aspecto económico, ¿qué tipo de ayudas, servicios o trucos recomiendas? Yo considero que mis hijos son dos personas diferentes que casualmente estuvieron en mi barriga al mismo tiempo. Siguiendo este pensamiento lo visto de forma diferente y les ofrezco diferentes juguetes ajustándose al gusto de cada uno. Para bicis, triciclos, etc... tenemos uno para cada uno. El hecho de tener dos juguetes iguales no evita las peleas no te creas. Imagínate, compras dos coches rojos para evitar problemas. Juan está con su coche rojo, viene Pepe y se lo quita. Tú intentas convencer a Pepe que el otro coche, que esta solito en la mesa, es igual pero no hay manera, él quiere el de Juan. Esto tiene una razón evolutiva. Un hermano es un igual, si lo que tiene el en la mano no le daña, no me dañará a mí, por tanto es seguro de coger. El otro coche parece igual, pero quién sabe, quizás sea venenoso, así que cojo el de mi hermano que sé que es bueno y listo. Una cosa que a nosotros nos ha ido muy bien es introducir bastante pronto el concepto de cambiar un juguete por otro. Cuando uno de mis hijos quería una cosa que tenía su hermano, les ayudaba a buscar otro juguete que le pudiera interesar a su hermano. ¡Ahora con 4 años hacen unos trueques que tela marinera!

Ayudas: comenta a todas tus amistades/vecinos/compis de trabajo... que vas a tener más de un bebé. Te inundarán con ropa, juguetes... Aprovecha las rebajas y las abuelas para comprar ropa para la siguiente temporada. Compra ropa de segunda mano. Al principio sobre todo si son prematuros, van a crecer a tal velocidad que muchas cosas las van a usar solo un par de semanas, así que yo aconsejaría no comprar mucha ropa. Mejor que mucha ropa, yo compraría una secadora.

Hora de ir al cole, ¿juntos o separados? He leído algunas experiencias en el foro y veo que, aunque parece que se recomienda separarles, preferís que la separación sea lo más tarde posible. ¿Qué crees que es más recomendable y por qué?
Mis hijos van juntos a la misma clase. Tienen una relación bastante equilibrada y cada uno va por su cuenta pero busca a su hermano cuando necesita seguridad. Cada uno está desarrollando su personalidad acorde a su edad (siempre han sido muy diferentes) pero están a la vez beneficiándose de tener siempre cerca a alguien que te conoce muy bien y que te da seguridad. Me parece que son unos privilegiados. El colegio no puso ninguna pega, más que nada porque es de una línea ;)

Yo creo que no hay nada “lo más recomendable” con lo que se pueda generalizar y aplicar a todos los múltiples. Cada pareja/trío... es un mundo y lo que funciona para unos, es un desastre para los otros. Personalmente, yo creo que tanto en cuanto no haya un problema y uno completamente acapare al otro, no hay razón para separarlos. No hay ningún estudio que demuestre que separarlos ayude a desarrollar la personalidad o que se consigan mejores resultados académicos. Sí que los hay que demuestran que la separación, sobre todo si se produce alrededor de los tres años, puede ser muy traumática para ellos. La decisión de ir juntos o separados debería ser una decisión conjunta entre el colegio, los padres y por supuesto, los hijos. En cada caso se debería evaluar cómo los peques se comportan y si se estorban en su desarrollo y decidir entonces que hacer. También debería ser una decisión que tendríamos que ir evaluando en las diferentes etapas por las que pasan los peques. Cómo son con tres años es completamente diferente a cómo son con once cuando a lo mejor ellos mismos nos piden ir a clases separadas.

Imagino que la crianza múltiple no es nada sencilla y a veces todo se complica al mismo tiempo. ¿Qué haces cuando se te acaba la paciencia? Creo que como se reacciona cuando a uno se le acaba la paciencia, no tiene nada que ver si se tienen múltiples o no, sino con la forma de criar que se tiene. Un padre autoritario se impondrá tenga uno o quince hijos mientras que un padre que, como nosotras, practique la crianza de apego, respetará siempre a su hijo e intentará establecer un dialogo con él. Así que cuando se me acaba la paciencia, respiro hondo, cuento hasta 100000000000000000 e intento razonar con mis hijos. Alguna vez se me escapa un grito pero procuro que sean las mínimas (aunque no siempre lo consigo...). Una cosa que creo que es importante, quizás más que con un solo peque, es el evitar situaciones potencialmente “peligrosas”. Por ejemplo, si sabemos que los peques a partir de las 20:00 no hay quien los aguante, nos deberíamos plantear el ajustar el horario de la familia para que a esa hora se vayan a dormir y no haya que empezar a pensar qué vamos a cenar.

Resúmeme en pocas palabras o frases, cómo ha sido y es vuestra experiencia personal desde el embarazo, pasando por el parto al después, cuándo ya empiezan a crecer y hacerse personitas de 3, 5, 7 años… Mi experiencia personal: en tres palabras. Maternidad al cuadrado. Se es madre de dos criaturas pero también se es madre de ese viículo tan especial que tienen entre ellos y eso es una experiencia increíble. Me gustaría también dar el mensaje de que tener múltiples no es una “maldición” Está claro que es duro pero ¿qué es más duro, tener dos bebés sanos sonriéndote a la vez o un hijo que tiene una enfermedad muy grave? A veces la gente raya la falta de respeto haciendo comentarios negativos sobre los múltiples, sobre todo si se tiene ya un hijo y los pésames vuelan a tu alrededor.

Lo único que de verdad me da mucha pena es no tener dos bocas para poderlos besar a la vez y no tener cuatro brazos para poderlos abrazar a la vez y no tener cuatro ojos para poderlos mirar a la vez. Es de verdad un regalo para un padre. Como una de nuestras foreras dice “algo bueno habrás hecho que la vida te regala dos bebés”. Gracias vida, ¡es el regalo más bonito que me habías podido hacer!

Miriam, madre de mellizos.

3 comentarios:

  1. Una entrevista muy bonita, realista y sincera. Me ha encantado el texto final, me ha emocionado! Somos afortunadas de poder disfrutar esta vivencia.
    Respecto a la idea del intercambio de juguetes, la pondré en práctica a ver si funciona, me ha parecido muy educativa. Un saludo y otra vez gracias por la ayuda y buenas ideas que propones!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias :) Prueba el trueque, va muy bien. Hasta que le cogen el tranquillo hay que ayudarles pero luego cuando son mas mayores hacen unos cambios que tela marinera. Si la solucion del cambio no funciona, usamos un cronometro con un piiii. Uno dos minutos, el otro dos minutos, uno cinco minutos, el otro cinco minutos....asi voy subiendo el tiempo. Va muy bien ya que tienen la seguridad de que cuando suene el piiiii, recibiran el juguete otra vez.

    Es un regalo de la vida. Somos chicas afortunadas. Ademas, me he dado cuenta que todos los multiples son guapisimos ;)
    Saludos,
    Miriam
    Criandomultiples.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Tengo gemelas, 4 meses, y una nena de 5 años.... para mi la verdad es que es una situación de locura sobre todo el momento del baño, de las 7 a las 9 estar en casa es un poco complicado. Espero que esta situación cambie y se tranquilice todo porque si no es así mi marido y yo acabaremos calvos jeje. Pero apesar de la locura es una experiencia maravillosa, aunque en algunas ocasiones me sienta culpable por no poder dedicarles todo el tiempo que yo querría o de la forma que yo querría, como hice con mi primera hija.... supongo que he de tener paciencia que todo llegará, y ellas y yo compartiremos experiencias y momentos dignos de recordar.
    Gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar