Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

30 de noviembre de 2012

El caso contra el tiempo fuera

Tiempo fuera http://criandomultiples.blogspot.com crianza mellizos gemelos

Durante generaciones, los padres han buscado la mejor forma de manejar el mal comportamiento infantil. La técnica de disciplina más reciente y popular es el “tiempo fuera”. Aunque el tiempo fuera es mejor que el azote, no es una manera apropiada de que los padres afronten la mala conducta de sus hijos. Por otra parte, el uso del tiempo fuera puede crear posteriores problemas de conducta infantil. Estos problemas pueden afectar al bienestar del niño y tensar la relación padre-hijo.

La conducta del niño, un síntoma
El comportamiento de los niños tiene una causa legítima. El comportamiento infantil está determinado, en gran parte, por cómo los niños se sienten sobre sus propias necesidades físicas y psicosociales. Las necesidades son fuertes en todos los niños, y los niños son, por naturaleza, sensibles a sus propias necesidades. Si una o más de sus necesidades no están satisfechas, los niños pronto se sentirán incómodos.
Los niños gritan cuando se sienten incómodos. El grito de un bebé o de un niño pequeño anuncia sentimientos de frustración. Estos gritos han evolucionado como un mecanismo de supervivencia. Atraen la atención de los padres. El propósito de un grito es obtener el cariño amoroso de los padres y el cuidado que satisfará adecuadamente las necesidades no satisfechas y, por lo tanto, establecer sentimientos de seguridad en el niño. El mal comportamiento de los niños mayores y adolescentes es un grito de ayuda que anuncia que sus necesidades se ven frustradas.

Los gritos y el mal comportamiento de los niños y adolescentes son, en cierto modo, muy parecidos a un dolor de garganta, mocos, dolor muscular o fiebre. Todos son síntomas. Todos tienen causas. Un médico sabe que cuando el virus o la bacteria que están causando los síntomas físicos se eliminan, el mal estado anímico se calma. Del mismo modo, cuando los padres diagnostican correctamente y proporcionan los recursos que satisfacen las necesidades de los niños y adolescentes, los síntomas de llanto o mal comportamiento también desaparecerán.

La frustración de las necesidades importantes no sienta bien a ninguna edad. Sin embargo, los niños pueden llegar a ser bastante molestos y exigentes cuando sus necesidades no son satisfechas. Sus arrebatos intensos a menudo se derivan, en parte, de su naturaleza dependiente. A diferencia de la mayoría de los adultos, los niños pequeños no tienen la capacidad de satisfacer sus propias necesidades. Ellos son físicamente incapaces de realizar la mayoría de las tareas que su cuidado exige. Por naturaleza, también tienen fuertes necesidades emocionales y son vulnerables. Por otra parte, a diferencia de la mayoría de los adultos, los niños pequeños no son capaces de tolerar bien la frustración. Además, los bebés, niños pequeños y muchos niños en edad preescolar son incapaces de identificar las necesidades frustradas que les hacen sentirse molestos. Esto hace a la mayoría de los niños les sea imposible decirle a sus padres lo que les molesta y por qué son a menudo incapaces, independientemente de si consiguen ver sus expectativas cumplidas.

Tiempo fuera
Cuando el tiempo fuera se utiliza, primero los padres exigen con firmeza a su niño que deje de portarse mal y esté tranquilo. Se le pide al niño entonces que vaya a sentarse a solas en una habitación, lejos de sus padres, y se le advierte de que no salga de la habitación hasta que esté seguros de que pueden controlar su comportamiento. Apartarle prolonga el tiempo que el niño debe soportar la necesidad frustrada que causó su mal comportamiento. Por lo tanto, las necesidades normales no cubiertas se más incómodas a medida que el tiempo fuera continúa. Los niños pequeños dependen de, quieren estar con, aman y necesitan a sus padres.

Lo que agrava esta situación cada vez más incómoda de la frustración es el hecho de que el niño debe estar solo, lejos de unos padres en los que él confía para satisfacer sus necesidades Esta separación forzada de su fuente básica de comodidad, seguridad y bienestar añade más aflicción de un niño. Por otra parte, el estar solo en el tiempo fuera puede crear más sentimientos perturbadores de los que el niño debe soportar. A menudo se desarrollan emociones dolorosas como el miedo y la. Un niño frustrado que deben sentarse en silencio y solo en tiempo fuera se enoja con frecuencia. Aunque los jóvenes no se atreven a expresar esta ira cuando están en el tiempo fuera, el niño a menudo se expresa enfadándose y desafiando momentos después de ser liberado. La práctica de separar a un niño de los padres en tiempo fuera puede en sí mismo ser la causa del mal comportamiento futuro, porque estar solo y en tiempo fuera aumenta la frustración que siente un niño que ya está frustrado.

Los dilemas y conflictos interpersonales se resuelven mejor cuando cada individuo tiene oportunidades suficientes para hablar y ser escuchado por la otra persona. Presentar, iniciar y practicar el proceso de diálogo abierto es esencial para que un chaval aprenda a resolver los problemas de forma sana. ¿El tiempo fuera se presta a este proceso? Es necesario ayudar a los niños a hablar sobre cómo se sienten, combinado con la paciencia de los padres, para que los niños desarrollen la capacidad de verbalizar sus sentimientos y necesidades en lugar de actuar hacia fuera.

Efectos de por vida de los frecuentes tiempos fuera
Para el niño frustrado y molesto, el tiempo fuera genera un silencio forzado y la sensación de ser rechazado por los padres. Un niño que se porta mal al que se le manda a un tiempo fuera se siente herido. Este dolor, junto con la frustración que llevó a que el niño se portase mal, da paso a la ira. Y las prácticas de disciplina, como el tiempo fuera, que crean dolor y la rabia, pueden dañar al niño.

Un serio coste de obligar a pasar un tiempo fuera en la infancia es la lección de que hay que reprimir las emociones incómodas. Enfadados por estar en tiempo de espera e incapaces de expresar sus sentimientos, los jóvenes necesitan desesperadamente acabar con los sentimientos dolorosos mirando en su interior. Para sobrevivir, los niños aprenden a ignorar y / o distraerse de la energía de su dolor y de sus sentimientos de ira. Así, los niños aprenden a reprimir sus sentimientos dolorosos. En el proceso, aparecen los hábitos nerviosos como chuparse el dedo, morderse las uñas, arrancarse el cabello, rascarse la piel, tirar de la ropa, pellizcarse y muchos otros comportamientos similares. El objetivo de estos comportamientos es evitar sentimientos desagradables y, en la identificación con las críticas de los padres de ellos, castigarse a sí mismos. Estas estrategias de defensa sirven para liberar la ira y hacer caso omiso de los sentimientos incómodos.

Como resultado, no ser consciente de los verdaderos sentimientos a menudo puede convertirse en un rasgo característico de la vida de una persona. Esto reduce la autoconciencia de una persona y puede afectar a su calidad de vida.

Fomentar el buen comportamiento en el niño
Los padres pueden fomentar que el niño tenga un buen comportamiento y mejor autodisciplina satisfaciendo de forma responsable y continua las necesidades e impulsos normales del niño, demostrando y articulando los valores humanos en las interacciones diarias con su hijo, y mediante la exposición del niño a experiencias de vida que fortalezcan y refuercen estos valores. Cuando los padres no satifacen las necesidades e impulsos normales de sus hijos de forma consistente y adecuada, crean a niños mimados y con problemas.

¿Cuáles son las necesidades básicas, normales de la niñez? Si un niño está físicamente saludable y bien nutrido, y no está cansado, las necesidades físicas del joven están satisfechas. Un niño que ha recibido una atención suficiente y una satisfacción, afecto y reconocimiento continuo por parte de los padres y otros adultos y por niños a los que el niño se encuentra vinculado emocionalmente, las necesidades sociales y emocionales del niño están satisfechas. Si la curiosidad normal de un niño, su naturaleza exploratoria, y sus intereses intrínsecos son regularmente permitidos la oportunidad de desplegar y desarrollar, las necesidades intelectuales de ese niño estarán satisfechas. Cuando los niños pequeños se les da la oportunidad, dentro de un ambiente de apoyo seguro y de confianza, de convertirse en personas cada vez más independientes,de tomar decisiones y de participar significativamente en la toma de decisiones, su necesidad normal de ejercer algún control sobre su vida y expresar su propia voluntad están siendo adecuadamente abordados.

Es muy importante que los padres y futuros padres conozcan las características del desarrollo normal de cada etapa del desarrollo humano temprano. También es importante tener en cuenta un mito virulento que aún existe en nuestra sociedad: la plena satisfacción de las necesidades de un niño echa a perder al niño. Las investigaciones dicen claramente que no es cierto. El niño bien disciplinado se crea cuando los padres satisfacen apropiadamente las necesidades de la infancia y la adolescencia.

Por Peter Haiman. Publicado originalmente en Natural Child

No hay comentarios:

Publicar un comentario