Aviso importante

Mientras se solucionan los problemas con el servidor donde estaba alojado el foro, tenemos uno nuevo y provisional en Criando Múltiples en freeforums.org . Al ser nuevo, no tienen validez los antiguos usuarios, por lo que tendrás que darte de alta de nuevo si antes estabas en el viejo.
Si tienes dudas, puedes plantearlas en cualquiera de los posts de Criando Múltiples en facebook o comentando en Twitter. También nos puedes mandar un email a nuestro correo: criarmultiples arroba gmail punto com.

3 de abril de 2011

La lactancia en mellizos


Actualmente, muchas mujeres deciden dar de mamar a sus gemelos, por un montón de razones.

Los beneficios de la lactancia materna son:
  • La leche materna es el mejor alimento para cualquier bebé, especialmente para los prematuros y recién nacidos de bajo peso, como lo son muchos gemelos.
  • La leche materna es mucho más saludable para un bebé que la leche de fórmula.
  • Es más fácil y rápido amamantar dos bebés hambrientos que preparar leche de fórmula para dos bebés hambrientos. Algunas madres han estimado que se han ahorrado más de 300 horas durante el primer año por amamantar a sus gemelos.
  • El coste de dar leche de fórmula a gemelos es el doble- Dar la teta es gratis.
  • Es más fácil salir con dos bebés que toman pecho. No tienes que preparar biberones antes de salir. Las madres de mellizos ya tienen suficientes cosas que llevar para además llevar biberones, agua, leche de fórmula en un tarrito...
  • La lactancia materna ayuda al útero a contraerse y a tu cuerpo a volver a su estado de antes del embarazo con mayor rapidez.
Preparación para amamantar gemelos.
Muchas mujeres únicamente dan pecho a sus gemelos. Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene idea de que esto sea posible. Sin embargo, el cuerpo femenino está bien equipado para amamantar a dos niños. Lo que necesitas, como en cualquier momento de tu lactancia, es paciencia y determinación. El apoyo de los miembros de la familia y otras personas cercanas a ti también es importante. Puede ser muy útil hacer un poco de planificación anticipada.

Cómo elegir un pediatra
Elige a tu pediatra con cuidado. Trata de encontrar a alguien que apoye tu decisión de dar el pecho y que no recomiende suplementos para tus bebés a menos que sea absolutamente necesario. A veces, la prematuridad y el poco peso son factores en contra de los gemelos. Será un beneficio adicional si tienes un pediatra que entienda la importancia de la lactancia materna en estas situaciones. Entrevista potenciales pediatras tanto por teléfono como en persona para saber sus opiniones sobre dar el pecho a gemelos. Algunas cuestiones a considerar son:
  • ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre la lactancia materna? (en general)
  • ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre dar el pecho a gemelos?
  • ¿Cree que los múltiples pueden ser amamantados de forma exclusiva?
  • Si uno de mis bebés o ambos están en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) después de su nacimiento, ¿cuál es su rutina normal para el manejo de la lactancia materna?
  • ¿Cuáles son sus pensamientos sobre la práctica común de utilizar biberones en los hospitales? Si no deseo que se usen biberones en absoluto, ¿puede hacer que el personal del hospital tenga en cuenta mi deseo?
  • ¿Cómo suele manejar los problemas de aumento de peso con los bebés alimentados exclusivamente de pecho?
  • Si mis hijos necesitaran suplementos  ¿qué me recomendaría para darles? (¿leche materna extraída, fórmula, y de qué tipo?) ¿Cómo me recomendaría darles el suplemento? (horas, método de alimentación por suplementador, taza, biberón…)
También debes hablar con tu comadrona o tu ginecólogo y asegurarte de que son conscientes de tu decisión de dar el pecho. Es necesario discutir temas como:
  • Medicamentos durante el parto y los posibles efectos sobre la lactancia materna
  • Medicamentos después del nacimiento (especialmente si pasas por una cesárea) y los posibles efectos sobre la lactancia materna.
  • Anticonceptivos y sus efectos sobre la lactancia materna.
  • Asegurarte de que no te administran un medicamento para cortar la subida de la leche.
  • Tu deseo de dar el pecho a tus gemelos tan pronto como sea posible después del parto.
  • Estar con tus hijos tan a menudo como sea posible mientras estás en el hospital, para que puedas darles el pecho a demanda. También puedes discutir esto con su pediatra.
  • Examinar tus pechos para ver si tienes pezones planos o invertidos.

Preparándose para los bebés
Debido a que, normalmente, los gemelos son bebés de alto riesgo y a menudo nacen antes de tiempo, y debido a que pueden mandarte reposo en cama durante parte de tu embarazo, puede que quieras darte una vuelta por el hospital, y dar las clases de preparación al parto pronto. Trata de hablar sobre tu decisión de dar el pecho con el personal del hospital. Ellos pueden ofrecer algunas ideas útiles.
La liga de la leche ofrece reuniones sobre lactancia en muchas ciudades. En estas clases te informarán sobre aspectos básicos de la lactancia, lo que puedes esperar, y te ayudarán a prepararte para comenzar la lactancia materna. También te ofrecen alquilar un sacaleches. En sus reuniones ofrecen un gran foro de encuentro con otras madres lactantes y podrás resolver todas las dudas que tengas. Una asesora de lactancia te ayudará a prepararte para las situaciones especiales que te puedan ocurrir, como que nazcan prematuros o con bajo peso.
Multilacta y Mis geminis ofrecen ayuda a las madres de gemelos y trillizos
Teniendo en cuenta que muchos múltiples nacen prematuramente y pueden pasar un tiempo en la UCIN, trata de visitar la unidad de neonatos durante el embarazo. Si el hospital no lo permite, puede ser que otro hospital sí lo haga. Esta visita previa puede prepararte para lo que se te puede presentar. Trata de hablar con algún pediatra de neonatos y con el personal de enfermería de la UCIN para comentarles que quieres dar pecho y para conocer la política de la unidad de neonatos sobre el tema. Pregunta si existen extractores de leche en el hospital. El mejor tipo de extractor para madres múltiples es el extractor doble, que te permite extraer leche de ambos pechos al tiempo. Multilacta, la Liga de la Leche y otras asociaciones como Alba Lactancia Materna te informarán sobre la extracción y recolección de leche materna.

Cómo empezar con mellizos
Amamantar mellizos no sólo es posible, sino que es el mejor método para todos los bebés.  Amamantar es lo mejor y lo más beneficioso para ti y para tus hijos. Tener un buen comienzo en el hospital apuntala tu confianza y contribuye a la producción de leche. Es un momento perfecto para que os conozcáis los bebés y tú. No te desanimes si uno o los dos mellizos no se prenden bien desde el primer momento. Tú y tus bebés aprenderéis pronto cuáles son vuestras necesidades. Una asesora de lactancia te ayudará a desarrollar una relación sana con la lactancia y responderá a todas las dudas que tengas.
Da la teta tan pronto como te sea posible. Dado que tienes mellizos, la sala de partos probablemente esté muy llena. Habla con el médico y con las enfermeras sobre tu deseo de dar el pecho, para que entiendan que tienes que tener a los niños contigo tan pronto como sea posible.
Si ninguno de sus hijos está en la UCIN, lo mejor es evitar dar biberones durante al menos seis semanas. Esto evitará la confusión con el pezón y ayudará que la producción de leche se ajuste a las necesidades de tus hijos.
Da el pecho a ambos bebés a la vez. Este método estimula mejor la producción de leche. A menudo se sugiere que des el pecho a un bebé cada vez, dándole al otro un biberón de fórmula, y alternando a los bebés en cada comida. Ahora sabemos que este método de alimentación da lugar a problemas de suministro de leche, ya que tu cuerpo se deja “engañar” porque piensa que debe dar leche a un solo bebé.
Tus bebés deben ganar alrededor de medio kilo al mes. Muchos pediatras utilizan tablas de crecimiento basadas en bebés alimentados con leche artificial. Los bebés amamantados normalmente crecen más despacio, así que ten esto en cuenta cuando te hablen de percentiles.
Si uno o los dos bebés tienen problemas de ganancia de peso, pregúntate las siguientes cosas:
  • ¿Sale la leche con demasiada fuerza? (reflejo de eyección)
  • ¿Doy el pecho con la suficiente frecuencia?
  • ¿Están los bebés bien colocados y cogen el pecho correctamente?
Si los bebés succionan con debilidad, no pueden estimular el pecho lo suficiente para producir un suministro adecuado. Es posible que necesites un extractor después de dar el pecho, o que tengas que usar un método de alimentación suplementario hasta que mamen con más fuerza. Si tu doctor y tú habéis decidido suplementar, debes tener en cuenta que tendrás que extraerte leche para estimular el pecho y producir más, evitando así los problemas que te producirá el hecho de dar biberones.

“Horarios” del pecho y posiciones.
Puedes elegir entre dar el pecho a ambos a la vez o de forma separada. El temperamento de los bebés puede ser un factor importante a tener en cuenta en tu organización. Tetadas separadas pueden ser mejores para la individualidad de cada niño. Los bebés con diferentes pesos al nacer tienen diferentes necesidades, así que puede ser poco realista esperar que los dos tengan hambre a la vez. Los recién nacidos suelen querer comer cada hora y media a tres horas (medidas desde el inicio de la tetada hasta el inicio de la siguiente). Puedes darle un chupete (aunque uno de tus dedos bien limpios sería mejor opción, y ayudará a reducir la posible confusión tetina-pezón) a uno para calmarlo mientras el otro mama, si decides darles el pecho por separado.
Lactancia simultánea significa que das el pecho a los dos al mismo tiempo. Esto ahorra tiempo y mejora la producción de leche. Por ello, muchas madres escogen este método. Al principio, necesitarás ayuda para ponértelos al pecho a la vez, pero pronto lo harás con naturalidad. Prueba varias posiciones hasta encontrar la que te resulte más cómoda. Un cojín de lactancia sujeta la cabeza de los bebés mientras maman juntos. A muchas madres les gusta esto, ya que les deja las manos libres. Hay muchas tiendas donde encontrar este tipo de cojines.
Primero, ponte cómoda con tus brazos apoyados en el cojín o en un sillón. Tus pies pueden estar sobre un puf o algo similar. A continuación, ayuda a uno de los bebés a comenzar a prenderse al pecho. Luego, o pides ayuda para colocar al segundo bebé o te lo colocas cerca de ti antes de empezar (sobre tus piernas, en un sofá, o en un portabebés) de manera que puedas cogerle mientras continúas dando el pecho al otro. Recuerda que cuando los mellizos tengan tres meses, colocarles será más fácil dado que ya sujetarán la cabeza.
Muchas madres descubren, después de las primeras semanas, que usan una combinación de posiciones con los bebés separados o juntos para satisfacer las necesidades de los niños.
El pecho a demanda es la forma óptima de alimentar a un bebé, pero puede ser modificado en el caso de gemelos. Es algo así como “si pide uno le doy a los dos”. Cuando uno de los bebés tiene hambre, se le da el pecho a los dos. A veces esto significa que hay que despertar a uno. Puedes elegir entre darles de forma conjunta o respetar las demandas individuales. Déjales que cada uno acabe según su propio ritmo. Cada uno tiene una capacidad diferente de succión. Un bebé puede terminar muy rápidamente, mientras que el otro se toma más tiempo. Puede que la bajada de la leche tarde cinco minutos, así que el tiempo medio por tetada estará entre 10 y 20 minutos. De todos modos, no hay necesidad de cronometrar sus horarios de comida.
Cuando des el pecho a tus bebés, hazles eructar con frecuencia y luego continúa. Cuando uno de los bebés termina, puedes ponerle con su barriguita sobre tus piernas y hacerle eructar así, mientras el otro sigue mamando.
Las madres de uno sólo hijo normalmente ofrecen ambos pechos en cada tetada y alternan el primero que dan. Las madres de múltiples tienen diferentes formas de hacer esto. Algunas madres asignan a cada bebé su propio pecho. Si se hace esto, es importante recordar que hay que vaciar ambos pechos cada vez que se amamanta, ya sea simultaneando la lactancia o extrayendo leche del pecho que no se ha alimentado el bebé. Esto ayudará a prevenir infecciones de la mama. Otras madres alternan los bebés y los pechos cada día, y algunas en cada toma. Algunas madres “pasan” del tema y no hacen un seguimiento de quién mama de qué pecho ni cuándo fue la última vez. Cada madre tiene su manera, no existe una forma “correcta” o “incorrecta” de hacerlo. Por lo general, cada bebé se alimenta de un solo pecho, y no de los dos.
Los brotes de crecimiento se producen con frecuencia durante el primer año de vida. Tus hijos no tienen por qué experimentarlos al mismo tiempo. La frecuencia de la lactancia puede aumentar en esas semanas. Esto es normal. Si se mantiene la lactancia materna exclusiva, la producción de leche aumentará para satisfacer las crecientes necesidades de sus bebés, y la frecuencia de las tetadas volverá a disminuir. Ten en cuenta que suplementar con biberón tiende a una suplementación cada vez mayor y al destete final.
La producción de leche trabaja en un sistema de oferta y demanda. Esto significa que cuanta más leche tomen los bebés de tu pecho, más leche que tu pecho produce. Después de que la lactancia materna esté bien establecida, alrededor de cuatro a seis semanas después del parto, se puede dar ocasionalmente un biberón cuando estás lejos sin poner en peligro el suministro de leche. Sin embargo, debido a la gran cantidad de leche que tienen para alimentar a los gemelos, es particularmente importante para tu propia comodidad que te extraigas la leche de las tomas no efectuadas para evitar pérdidas por tener el pecho lleno.
Para mantener un buen suministro de leche, su cuerpo necesita comida, bebida y descanso. Es importante tener una dieta bien equilibrada. La mayoría de los médicos recomiendan que se sigan tomando las vitaminas prenatales después del nacimiento. Necesitará aproximadamente 1000 calorías adicionales por día si está dando el pecho a los mellizos. Bebe para satisfacer tu sed. Evita la cafeína y el alcohol. Trata de tener periodos de descanso aunque esto signifique tener la casa desordenada. Descuidar cualquiera de estos tres elementos puede llevarte a una disminución de la producción de leche.
Te encontrarás opiniones encontradas incluso entre los médicos, que cada libro te dirá una cosa distinta y que hay muchas ideas diferentes y contradictorias sobre la lactancia en mellizos. Lo más importante es recordar que tienes que hacer lo que tú crees que es lo mejor para ti y tus bebés, que cada situación es única y que lo que funciona a una madre no tiene por qué funcionarle a otra.

Una vida más sencilla con los mellizos.
  • Acepta toda la ayuda que te ofrezcan en el hogar, comidas, compras
  • Duerme mientras das el pecho.
  • Duerme la siesta cuando la duermen los bebés.
  • Utiliza un cochecito en casa para ir de una habitación a otra (o un portabebés tipo fular)
  • Si tu casa es grande, establece una zona de cambio cerca de la zona de estar.
  • Pon a los bebés juntos a dormir cuando son pequeñitos, a menudo les gusta el calor y la compañía de su hermano.
  • Créate una zona de lactancia con material de lectura, tele, luz, asiento confortable, almohada o cojines y todo lo que se te ocurra para sentirte a gusto.
  • No esperes que puedas hacer todas las cosas que hacías. Trata de tolerar el polvo, las camas sin hacer y los platos sucios.
  • Cuando des de mamar en público, usar un fular o poner a los bebés uno en posición normal y otro en rugby son las opciones más discretas.
  • Vestirlos de  forma distinta ayuda a evitar la curiosidad de los extraños y puede ayudarte a hacer tus recados más rápidamente.
  • Sobre todo, cuídate a ti misma.
Extraído de la web Nursingmoms

2 comentarios:

  1. Que bueno el artículo, ofrece mucha seguridad, yo dí pecho a los mellizos durante casi 9 meses y me fue de gran ayuda una almohada para apoyar a los dos, la de Harmony va muy bien porque no se hunde, y me gusta comentarlo porque sin un cojín no hubiera podido dar tanto tiempo el pecho....

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy dando pecho a mis mellizos de 20 días y he de decir que es mucho más fácil de lo que pensaba. Ya había amamantado a su hermano mayor durante 11 meses y ahora es igual... Sólo lleva un poquito más de tiempo, pero no es difícil.

    ResponderEliminar